Compartir

  

El 31-12-17 cumplía la vigencia del Convenio Provincial de Hostelería y de cara a la negociación del nuevo Convenio, se vislumbraba conflictividad por los puntos a tratar en la negociación, por un lado la patronal pretendía recortar derechos conseguidos en convenios anteriores y por otro el tema de la externalizarían de los servicios, que cada vez se estaba extendiendo más y aunque habían pronunciamientos judiciales firmes en el sentido de que las trabajadores externalizadas, sobre todos en el departamento de Pisos y Limpieza, debían cobrar el salario establecido en el Convenio, la Inspección, a pesar de las numerosas denuncias que interpusieron los Sindicatos, no actuaba, y se estaba dando una situación de sobrexplotación de las Camareras de Pisos externalizadas, que hacian el mismo trabajo o incluso más que las fijas y cobraban la mitad y había que acabar con esta situación de discriminación.

Es por ello que, aparte de reivindicar una subida salarial que permitiera recuperar el poder adquisitivo perdido, se decidió plantear un punto en la plataforma reivindicativa del Convenio para obligar a las empresas externalizadas a aplicarlo a los trabajadores que prestan sus servicios en empresas de Hostelería el Convenio del sector, haciendo responsable a la empresa principal en caso de incumplimiento.

Ha sido una negociación dura, presión (Marcha de Hostelería desde San Pedro de Alcántara de Málaga, asambleas en las empresas…) –negociación, con varias rupturas, una de ellas ya con el preacuerdo votado en Asamblea de Delegados convocada por UGT y CCOO, al conocer que la patronal pretendía cambiar el sentido del artículo sobre las subcontratas para rebajar sus efectos. La respuesta fue inmediata, convocatoria de Huelga, ante lo cual, y con la mediación de algunos organismos públicos, la patronal cedió y el punto que más interesaba quedó redactado así: “Las empresas hoteleras que contraten o subcontraten con otras los servicios de camarera de pisos, personal de restaurante, cocina y recepción, incluirán en el contrato que lo sustente la obligación del contratista de respetar las condiciones del presente convenio. En caso de no hacerlo, si no se aplicara el convenio, recaerá sobre la empresa principal las responsabilidades solidarias de las diferencias salariales”. Deben de aplicar el Convenio en su totalidad, salarios y derechos. Hay que decir que este ha sido el Convenio de la solidaridad con el personal más desfavorecido, primando este tema por encima de la subida salarial, que ha sido de un 3% para los años 2018,2019 y 2020 y un 2,5% para los años 2021 y 2022, con cláusula de revisión según el IPC.

Una vez firmado el Convenio, la lucha continúa para que se aplique y para acabar con la precariedad en el sector, un sector que crece en Andalucía por encima de la media estatal, pero que también crece en contratación eventual, explotación y precariedad.

Gloria Fernández