Compartir

 “La lucha de clases sigue existiendo, pero la mía va ganando “. Esta afirmación fue hecha por el multimillonario Warren Buffet allá por 2011.

Los ideólogos del sistema capitalista hoy como ayer haciéndose pasar por unos revolucionarios del copón nos insisten una y otra vez en la idea, concepción ideológica, de que la historia y todo su entramado político y económico ha tenido como consecuencia la superación de la confrontación de clases.

¿Os suena el mensaje de la nueva socialdemocracia PODEMOS ?, ni de izquierdas ni derechas, parecido al del PSOE cuando en los años 80 nos decía que las ideologías habían muerto.

Con estas afirmaciones pretenden y de alguna manera lo consiguen, alienar a la mayoría de la clase obrera en la idea de que todos somos iguales, también nos suena el famoso igualitarismo de la burguesía del siglo IX y principios del XX, los unos y los otros intentan extirpar de nuestras conciencias la idea principal de nuestro auto reconocimiento como clase obrera explotada por el capital.

Clase o Clases conjunto de individuos pertenecientes a un mismo grupo social,

Para  Marx las clases sociales pueden entenderse de dos formas, 1) grupos de individuos que se definen por una misma categorización de sus formas de relacionarse con los medios materiales de producción (particularmente la forma de obtención de sus rentas) 2) una conciencia de clase entendida como la creencia en una comunidad de intereses entre un tipo específico de relaciones socioeconómicas.

Esta afirmación de Marx hoy más vigente que nunca nos demuestra que en este periodo histórico las clases se mantienen confrontadas en sus relaciones económicas y sociales. El capital, sus individuos, saben reconocer la lucha de clases como viva y necesaria. Es el proletariado, la clase obrera, sus representantes sociales la que en su mayor medida confunde esta confrontación y pretende solucionar esta guerra entre antagónicos a través del pacto social.

La clase obrera debemos recuperar con celeridad la conciencia de que solo a través de nuestra independencia y unidad, podremos confrontar en óptimas condiciones la guerra entre clases, no podemos seguir consintiendo que la burguesía y sus secuaces infiltrados entre nosotros sigan alejándonos cada vez más de nuestro objetivo histórico que no es otro que la destrucción del sistema capitalista.

Debemos ser conscientes de que la lucha de clases no se dejara de ejercer hasta que la clase obrera haya derrotado al capital y el socialismo-comunismo en su etapa final, haya hecho desaparecer toda división social.

Hoy debemos organizar la batalla contra el capital, es necesario recuperar la solidaridad de clase, que todos sintamos como nuestra la lucha que cualquiera de las facciones del movimiento obrero desempeñe en su defensa ante la agresividad del capital, es necesario que hagamos del día a día un campo de batalla en defensa de los intereses de clase, que no permitamos que grupos de infiltrados por el capital en nuestras organizaciones sociales y políticas decidan por nosotros.

Como obreras y obreros no podemos ser indiferentes, no nos pueden ser ajenas las luchas de nuestros hermanos de clase, sean donde sean que se estén llevando a cabo. Todas las batallas que se den con el objetivo de conseguir mejores condiciones de vida para la clase obrera, son nuestras batallas. Solo con la practica de la solidaridad de clase podremos derrotar al criminal capitalismo.

Independencia de clase; debemos liberarnos del lastre que nos impide actuar en nuestro propio interés y beneficio, debemos desembarazarnos de los sujetos que pretenden hacernos creer que la paz social es la causante de los beneficios que hemos conseguido, cuando sabemos que es todo lo contrario, que han sido arrebatados ganados a través de la lucha de clases.

J.J Sánchez. Responsable de MOyS del CC del PCPE