Compartir

Antes de que acabe el verano ha saltado a los titulares del Diario Información que 180.000 hogares de la provincia de Alicante no pueden pagar el recibo de la luz. Si a este dato le sumamos el de los hogares que hacen malabarismos para poder pagar las facturas y el de los días fríos y con menos luz solar del invierno, qué titulares nos encontraremos en enero de 2019.

Nos encontraremos que con los días más duros del invierno se va a incrementar el precio del kilovatio, y que de nuevo serán los hogares de muchas y muchos trabajadores los que se vean privados de tener una temperatura adecuada para la salud de sus familias.

Sin embargo no hace falta esperar al frío del invierno porque las subidas del precio de la electricidad han comenzado antes de finalizar septiembre, así en lugar de hacer un incremento del 30% de golpe, irán haciendo subidas paulatinas.

El gobierno quiere contrarrestar esta subida con la suspensión del impuesto de la generación eléctrica lo cual supondrá una reducción en la factura de entre el 2,5 % y el 4%, lo cual no deja de ser una medida populista que no se notará nada frente a las subidas criminales de las eléctricas.

¿Pero cómo hemos llegado hasta aquí? ¿A qué se debe la imparable subida de la factura de la luz? La llamada liberalización del sector energético, llevada a cabo durante 1997, y la mentira del déficit tarifario están detrás de ello. La bajada de precios que se iba a producir con la competencia entre operadores, ha acabado en precios pactados y manipulados por los monopolios eléctricos, que siempre cuentan con el beneplácito de los diversos gobiernos.

El Estado al servicio de los monopolios, y éstos, al final, agradeciendo los servicios prestados con las multimillonarias puertas giratorias que llenan los bolsillos de los políticos del sistema.

Estas subidas constantes de la tarifa eléctrica, es un nuevo robo de los monopolios eléctricos a la clase obrera y al pueblo. Para ellos un servicio fundamental, como es el eléctrico, no es más que la mercancía que venden para conseguir los máximos beneficios.

El Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) denuncia el carácter de clase de esta agresión, y EXIGE como única solución real a esta situación la nacionalización de todo el sector energético y la prohibición absoluta del corte del suministro eléctrico a los hogares.

Sabemos que estas medidas básicas no son posibles en el capitalismo y, por eso, reiteramos nuestra decidida apuesta por levantar una fuerte contraofensiva obrera y popular que, sin más interés que la defensa exclusiva los intereses y necesidades de la clase obrera y del pueblo, ponga la totalidad de las riquezas de este país al servicio de la clase que todo lo produce

Solo el socialismo puede garantizar la justicia social y el bienestar para la inmensa mayoría trabajadora.

¡POR LA NACIONALIZACIÓN DEL SECTOR ELÉCTRICO!

¡SOBRAN LOS CAPITALISTAS!

¡POR EL PODER OBRERO Y POPULAR, Y POR EL SOCIALISMO!

Comité de les Comarques del sud d’Alacant,  

23 de septiembre de 2018