Compartir

En el asunto de la construcción de fragatas de guerra para el estado fascista-monárquico de Arabia Saudí por parte de los astilleros de Navantia en Cádiz, debemos comprender que los intereses presentes no corresponden de una misma forma a los trabajadores de estos astilleros que a los representantes políticos, los primeros son chantajeados con el paro y la miseria los otros se benefician suculentamente de estos acuerdos

Los gobiernos locales y autonómicos representados por la vieja y nueva socialdemocracia, PSOE y PODEMOS siempre al servicio del Capital, desde una posición populista y oportunista no han dudado en ningún momento en ponerse al servicio de la industria de la guerra, haciendo creer a los trabajadores que defendían sus intereses laborales. Los primeros gobernando Andalucía más de tres décadas, nunca se preocupan del presente ni el futuro de la clase obrera andaluza, pero cada vez que los intereses del capital están en peligro acuden raudos a defenderlos.

Los segundos, nuevos populistas, los que hoy gobiernan en ayuntamientos, en muchos de ellos con el apoyo de la derecha , en otros son ellos los que facilitan que gobierne la derecha. Estos a través de su líder en Cádiz, el cual apodan Kichi, alcalde de esta ciudad, una personalidad en la que se expresan con toda su magnitud la moral e integridad política de un oportunista, este fulano, que en un pasado no más distante de 5 años, se desgañitaba junto a su pareja sentimental y política, Teresa Rodríguez, frente la base de Rota, pidiendo que esta y la de Morón fueran desmanteladas y poner fin a los acuerdos y presupuestos de guerra. Hoy estos defienden la presencia de dichas bases yanquis en suelo español, así como su uso por parte del imperialismo criminal.

El tal Kichi, como alcalde de Cádiz, ante la posibilidad de que el contrato de guerra firmado con el criminal estado de Arabia Saudí se anulara, este oportunista de la más baja calaña, acepta los presupuestos de guerra que le facilita su posición y situación personal y política y se pone al servicio de D. dinero ejerciendo el chantaje al pueblo trabajador de Cádiz ofreciéndoles las alternativas de asesinato de seres inocentes en Yemen o trabajo con el que comer y pagar la luz y el agua.

Y del gobierno central que vamos a decir que ya no sepamos, en el sistema capitalista, sean del color que se autodenominen, azul, morado o rosa, siempre estará al servicio del capital gestionado de la mejor forma a su alcance los intereses de la burguesía.

Pero casi nadie se ha preguntado por el papel que han jugado en este tema los sindicatos, casi todo el mundo escribe y blasfema en contra de los gobiernos de turno central o autonómico, contra el alcalde vendido a los intereses del capital, pero ¿quién valora o critica el papel de los dirigentes sindicales y sus correspondientes organizaciones?

Hay que reconocer que en su mayoría se han manifestado en contra de la construcción de estas fragatas, la mayoría de los sindicatos que tienen afiliados en los astilleros de Navantia-Cadiz, han denunciado el acuerdo criminal al que el gobierno del estado español llegó con el estado de Arabia Saudí. Pero estos no han podido hacer frente por varias razones al impresionante despliegue de agitación que CC. OO y UGT ha llevado a cabo en defensa de los presupuestos y tratados de guerra. Estos mismo dirigentes sindicales que se han movilizado como verdaderos jabatos pidiendo que los presupuestos y tratados de guerra no se cancelaran, son los que hace un par de meses denunciaron ante la subdelegación del gobierno a sus compañeros en huelga que exigían el fin de la precariedad laboral, estos mismos miembros del comité de empresa de CC.OO fueron los que le negaron el reconocimiento de clase a dos compañeros fallecidos por falta de seguridad e higiene en el desempeño de sus funciones laborales, estos que se han puesto al servicio del presupuesto de guerra y que con manipulación y chantaje han alineado a miles de compañeros , y no, no negaremos que muchos de estos trabajadores que aceptan el ser parte de la maquinaria de guerra del imperialismo son chantajeados por su falta de conciencia de clase, ya forman parte intelectual y moral del lumpemproletariado, somos conscientes que muchos de ellos lamentablemente hoy están en esa posición de clase. Pero esta situación se ha generado después de años de un intenso trabajo de los elementos más reaccionarios de la aristocracia obrera, la cual, situada en los escalafones desde los que se toman las decisiones a la espaldas del conjunto de los trabajadores, han ido día tras día, introduciendo elementos políticos y culturales ajenos a los intereses de clase, haciendo creer a los millones de obreros que no hay mas camino que el de la conciliación, pacto entre clases, que la necesaria confrontación capital-trabajo hoy ya forma parte de la historia lejana y no es necesaria. Son estos oportunistas los que desde el seno de la organización de la clase obrera trabajan sin desmayo en defensa de los intereses del Capital, generan situaciones políticas y sindicales que les facilitan a ellos una mejor posición laboral y económica.

El chantaje usado como arma de represión contra los obreros y pueblos, es usado por toda calaña de miserables, que tan solo tiene como objetivo el garantizar su estatus, el cual les hace la vida muy fácil, son cargos públicos algunos con dedicación exclusiva, son miembros de la dirigencia y liberadas/os sindicales y un largo etc. de personajes que son claramente identificables ya que cada vez que los intereses del capital peligran todos ellos acuden en su defensa.

La clase obrera debemos exigir a todos los sindicatos, que ostentan nuestra representación ante los gobiernos y la patronal del capital, que se manifiesten contra todos los presupuestos de guerra, debemos exigir de los delegados, miembros de comités y representantes sindicales, que manifiesten públicamente su posición en defensa de los intereses de la clase obrera y pueblos del mundo. Proletarios del Mundo Uníos, única forma posible para derrotar al capitalismo.

Juan J. Sánchez

Responsable de MO del CC del PCPE