Compartir

Un catálogo de la pintura de Frida Kahlo nos abre la ventana al mundo sugerente del subconsciente. Su correspondencia con la plástica de Dalí nos lleva a un mundo onírico mucho más terrenal en cuanto que para Frida el sueño forma parte de este mundo. Frente a la extravagancia egocéntrica daliniana, cuando Frida recurre al autorretrato se aleja de cualquier tentativa narcisista , la mirada entraña el dolor humano como nos puede recordar la idea introspectiva y exógena del dolor humano...entra dentro de la dialéctica y la historicidad del dolor . En el cuadro "Las dos Fridas" nos lleva a las profundidades del mundo freudiano , eje a la hora de la preocupación plástica en el campo del psicoanálisis y el marxismo: Freud/Frida, el ámbito turbulento de la sexualidad, de los sentimientos encontrados y confrontados, la vida es de este mundo.

Cuando contemplamos su cuadro "El venado herido" encontramos un ciervo espléndido con la cabeza de Frida coronada por una enorme cornamenta, el ciervo atravesado por flechas galopa grácil como si fuera gacela, se había inspirado en su corcino Granizo, eso sí sustituye sus orejas por los cuernos estridentes. Una alusión que se opone al centauro .

En el cuadro " El marxismo dará salud a los enfermos" aparece Frida liberada de las muletas, una inmensa paloma augura la paz y de la efigie de Marx emerge un puño golpeando a un magnate.

Galeano decía de Frida que ríe a carcajadas y pinta telas al óleo desde el día en que fue condenada al dolor incesante...empezó a pintar sus autorretratos, que son desesperados homenajes a la vida que le queda. Frida es la pintora más relevante de la pintura moderna y de la historia de la pintura.