Compartir

El capitalismo, en aplicación de sus mecanismos reguladores de los mercados, sentencia a millones de seres humanos a sufrir hambre y desnutrición que en millones de ocasiones la consecuencia es la muerte.

En busca de una mayor rentabilidad que  propicie un rápido aumento de la tasa de ganancias, el capital pone en práctica la política de equilibrio comercial, esta en ocasiones, obliga a un cambio radical en las formas y fuentes de producción. En lo que hace referencia al sector alimenticio, obliga en multitud de ocasiones a cambios drásticos de los cultivos, obligando a poblaciones que  abandonen sus tradicionales plantaciones que a través de los años incluso siglos, perfeccionaron, con el objetivo de que estos se adecuarán al suelo, clima y reserva hídrica. El capital con su forma anárquica de organización política y económica, en las últimos tiempos ha transformado toda la cultura agraria imponiendo el modelo de máxima producción sin tener en cuenta los ciclos necesarios de regeneración del suelo y los recursos hídricos, al tiempo que practica la depredación de los espacios ecológicos destruyendo así los nichos de reservas necesarios para la vida en el planeta tierra.

Esta política de equilibrio comercial, tiene como objetivo el mantener los precios basando esto en la oferta y la demanda. El capital no entregará ni un gramo de alimento sin que se le pague sustanciosamente, negara el derecho a ser alimentado a todo ser humano que no disponga de la capacidad adquisitiva para comprar en el precio fijado por los economistas a su servicio, el acceso a los alimentos básicos que garanticen la vida, estará determinado por una serie de ecuaciones económicas que asegure al capital una alta e inmediata tasa de beneficios. Hoy más de 1000 millones de seres humanos sufren en alguna medida hambre o desnutrición. Al mismo tiempo, múltiples formas de malnutrición amenazan la salud de millones de personas.

Este fue el informe que presentaron por primera vez  juntas la agencias Capitalistas, Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), UNICEF, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS):             

Hambre y seguridad alimentaria

  • La cifra total de personas que padecen hambre en el mundo asciende a 815 millones:

    • En Asia: 520 millones

    • En África: 243 millones

    • En Latinoamérica y el Caribe: 42 millones

  • Porcentaje de la población mundial víctima del hambre: 11 por ciento

    • Asia: 11,7%

    • África: 20% (En Africa occidental, 33,9%)

    • Latinoamérica y el Caribe: 6,6%

Distintas formas de malnutrición

  • Niños menores de 5 años que sufren desnutrición crónica (estatura demasiado baja para su edad): 155 millones 

    • De ellos, viven en países afectados por distintos niveles de conflicto: 122 millones

  • Niños menores de 5 años afectados por desnutrición aguda (peso bajo para su estatura): 52 millones

  • Número de adultos obesos: 641 millones (13% de todos los adultos del planeta)

  • Niños menores de 5 años con sobrepeso: 41 millones

  • Cifra de mujeres en edad reproductiva afectadas por anemia: 613 millones (alrededor del 33% del total)

Impacto de los conflictos

  • De los 815 millones de hambrientos del planeta, 489 millones viven en países afectados por conflictos 

  • La prevalencia del hambre en los países afectados por conflictos es entre un 1,4 y un 4,4 por ciento más alta que en otros países

  • En contextos de conflicto agravados por condiciones de fragilidad institucional y ambiental, esa prevalencia es entre 11 y 18 puntos porcentuales más elevada

  • Las personas que viven en países afectados por crisis prolongadas tienen casi 2,5 veces más probabilidades de padecer subalimentación que las que viven en otros lugares.

En este informe presentado en Roma el 15 septiembre del 2017, estas agencias al servicio del capital aun reconociendo lo expuesto en su informe, obvian, ocultan y mienten al no hacer público que en los países desarrollados del capitalismo millones de personas está sufriendo desnutrición y hambre.

Como referencia cojamos lo declarado en el  VII informe presentado 16 de octubre 2017 en el Congreso de los Diputados por la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN-ES) esta agencia nos dice que

Un total del 28% de la población en España, 12,9 millones de personas, vive en riesgo de pobreza y exclusión social

En la Unión Europea, un 23 por ciento de la población (119 millones de personas) vive en esta situación.

Y mientras estas personas están abocadas a sufrir las calamidades que el capitalismo les ha ocasionado, el capital continúa aplicando el mencionado mecanismo  de regulación de precios, destruyendo más del 33 % de la producción agrícola mundial. La cual garantizaría que todo el planeta disfrutara de una alimentación necesaria y adecuada. En este artículo no profundizamos en el  hambre como arma de destrucción del ser humano, algo que el imperialismo practica con sus guerras de rapiña, de esta formas de hambre y destrucción hablaremos en el próximo.

Juan J. Sánchez