Compartir

Cuando las y los comunistas del PCPE insistimos en que las organizaciones obreras, tanto políticas como sindicales, debemos orientar todos nuestros esfuerzos a situar a la clase trabajadora a la ofensiva, no lo hacemos por capricho sino plenamente conscientes de lo que ello significa. La necesidad de luchar para ganar queda nítidamente reflejada en la angustiosa situación vivida por los cerca de 100 trabajadores (inclúyase aquí a las trabajadoras, que alguna hay en estas plantillas tan masculinizadas) del Servicio de Mantenimiento Integral de los 7 Hospitales Públicos de gestión directa de Les Comarques del Sud del País Valencià. Este colectivo, de indudable relevancia en el correcto funcionamiento de las instalaciones sanitarias, ha visto recientemente peligrar sus puestos de trabajo durante el proceso de licitación del servicio.

Más allá de que el servicio fuera privatizado hace aproximadamente dos décadas, el problema actual arranca en agosto de 2017 con la publicación de los pliegos de condiciones por la Conselleria de Sanitat de la Generalitat Valenciana. El vigente Convenio Colectivo del Sector del Metal de la Provincia de Alicante, en su artículo 25 apartado G, establece la posibilidad de subrogación de plantillas en caso de sucesión de contratas “sólo si las bases reguladoras del correspondiente concurso o las cláusulas del pliego de condiciones así lo exigen”. Es decir, la estabilidad de las plantillas y el mantenimiento de sus condiciones laborales y salariales quedaban, en este caso, en las “progresistas” manos de la entonces Consellera y ahora flamante Ministra de Sanidad, la psocialista Carmen Montón. Pues bien, el Anexo VI “Relación del Personal a Subrogar” del pliego de condiciones aparece clamorosamente vacío.

La consecuencia inmediata de tal omisión fue la amenaza por parte de las nuevas empresas adjudicatarias de no contratar a las plantillas si los trabajadores no aceptaban perder todos los derechos de antigüedad que, en algunos casos, superaban los 15 años. Finalmente, la amenaza se cumplió para 14 trabajadores del Hospital de Sant Joan d’Alacant y otro en el Hospital de Sant Vicent del Raspeig, en huelga indefinida desde el pasado 7 de junio.

En ambos hospitales, la nueva empresa adjudicataria es Cofely España, filial del monopolio francés GDF Suez y clave en la trama corrupta de la Operación Púnica, cuyos directivos han reconocido el pago sistemático de comisiones ilegales para la obtención de contratos administrativos. Además de exigirles la renuncia a su antigüedad, Cofely pretendía que los trabajadores perdieran salario y derechos al acogerse al convenio de empresa, que predomina sobre el del sector desde la contrarreforma laboral de 2012.

La huelga que mantienen estos compañeros, que decididamente apoyamos desde el PCPE, fue probablemente convocada demasiado tarde. Un sindicalismo combativo la hubiera convocado hace meses para forzar que los pliegos de condiciones exigieran la subrogación de los trabajadores, uniendo a las plantillas de todos los hospitales antes de la resolución del concurso. Desde el pasado 15 de junio, supuestamente ya con la nueva plantilla en el Hospital de Sant Joan y forzados los huelguistas a tomar un “permiso retribuido” por parte de la empresa saliente, que no les ha despedido, este colectivo probablemente enfrente un proceso judicial de resultado incierto.

Lo dicho: o las y los trabajadores nos unimos y organizamos para luchar por los exclusivos intereses de nuestra clase, con nuestro propio programa reivindicativo, sin esperar a cuál será el próximo colectivo masacrado por la patronal es decir, a la ofensiva, o la siguiente contrarreforma laboral,, para muchas/os ya presente, será el de simple mano de obra de usar y tirar a mayor lucro de los consejos de accionistas de los monopolios. En el 200 aniversario del nacimiento de Karl Marx seguimos recomendando a las y los trabajadores la lectura del Manifiesto Comunista (1848), para que jamás olvidemos cuál es el papel histórico que nos corresponde cumplir como clase social que TODO LO PRODUCE.

Comisión de MOS del Comité Comarcal de L’Alacantí del PCPE