Compartir

El Fascismo-Catolicismo gran español  alimentó intelectualmente a los agentes  golpistas, subversivos de Abril del 1936. Los mismos fascista-católicos que durante la contienda y posteriormente alimentaron y encabezaron el pasaje histórico más negro vivido en España en la historia contemporánea  o quizás en toda su historia.

Estos Católicos-Fascistas  nuevamente con la cruz en la mano como hiciera siglos atrás allá en ultramar, sometieron al pueblo trabajador y sus aliados al genocidio más grande que la península jamás había vivido.  Son cientos de miles <150.000>los trabajadores e intelectuales que aún yacen en las cunetas, cientos de mujeres e hijos de los asesinados fueron sometidos a todo tipo de humillaciones públicas y privadas, cientos de miles de trabajadores que como delito fueron acusados de defender la democracia fueron torturados y encarcelados en campos de exterminio. Al pueblo trabajador se les sometió a todo tipo de tortura y aplicación del terror. Durante décadas en las conciencias de los trabajadores, de las familias de los torturados y asesinados el miedo quedó impreso. Un terror fantasmal que tenía su expresión latente en los asesinos vestidos de verde con capa SS franquista, que recorrían los caminos y calles, los que con toda impunidad, apaleaban, violaban, robaban.

Todas las familias obreras y campesinas tienen una historia que contar, historia que han intentado desde el poder vigente silenciar, ¿de alguna forma son cómplices, son herederos de los criminales?  

Uno  de los hechos escalofriante  de cómo el fascismo-eclesiástico empleaba el terror psicológico con el que humillar y atemorizar al pueblo es lo sucedido en Las Palmas de Gran Canaria en 22 de octubre del año 1936, es el llamado caso de los 21 de Sidi Ifni, después de ser detenidos en la colonia africana estos son trasladados a las Palmas donde se celebra un juicio con la acusación de ¨rebelión¨ como era norma en estos falsos juicios estos son sentenciados a ser fusilados, su delito, no plegarse ante los verdaderos elementos subversivos que pretendían anular todas las garantías democráticas de las que se había dotado la II República

Para infringir el máximo dolor y terror  a la clase obrera y capas populares, en este caso después del criminal fusilamiento, se transportaron los cadáveres desde el lugar del crimen hasta la fosa del Cementerio de Veguera en la que se les enterró, en un camión que se paseó por las calles principales de la ciudad, regando así las calles con la sangre de los asesinados. Con esta acción el fascismo-catolicismo además del desprecio de las vidas de los luchadores por la libertad, practicaban el exhibicionismo de los cuerpos de nuestros hermanos como verdaderos trofeos de una cacería grotesca y enfermiza.

El fascismo-catolicismo español, fue el origen intelectual de la criminalidad Nazi-Fascista llevada a cabo durante la II Guerra Mundial, es en España donde se practica por primera vez el exterminio colectivo de los contrarios, es el fascismo español el primero que infringe violencia en la población civil en las zonas bajo su mandato militar o político, es el fascismo-catolicismo español el primero en imponer el terror entre la población a través de su violencia criminal, En todas las guerras y en todas las colonizaciones, el vencedor impuso e impone su régimen en ocasiones con una violencia desmesurada, pero la historia demuestra que ninguna guerra local, jamás hasta que el fascismo-catolicismo español derrota a la II República, había sometido a su pueblo a tal nivel de terror y criminalidad.

Por más que el capital-fascista-católico ponga todos sus recursos al servicio de la máquina del borrado de memoria, no podemos olvidar esta parte de la historia a la cual hay que poner cara y apellidos, y no tan solo la de los represaliados, hay que identificar a los asesinos y solo así se hará justicia.

Juan J. Sánchez