Compartir

Será durante los meses de Mayo y Junio cuando realizaremos los actos de entrega de carnets a nuestra militancia.  Proceso que, tras la celebración de la III Conferencia de Organización, haremos con una especial significación política y recuperando la importancia que siempre tuvo este acto para los y las comunistas.

Un acto de reafirmación que, como siempre fue, contará con espacio para el homenaje a los veteranos/as y  la bienvenida a quienes tras un periodo de premilitancia asumen conscientemente la responsabilidad de incorporarse a las filas del PCPE.  Un acto cargado también  de simbolismos que queremos recuperar con la entrega de un nuevo carnet trianual que retoma el formato tradicional y que, como nunca tuvo que dejar de ser,  traslada al militante y a su célula la responsabilidad de su mantenimiento y actualización.  En definitiva, un paso más hacia la recuperación práctica del significado de la militancia comunista, que centrará el contenido de las actividades que realicemos en la necesidad de hacer realidad con el compromiso de cada uno de nosotros y nosotras,  la consigna  CAMARADA, NINGUNA TAREA SIN CUMPLIR.

El fin de la retórica en aras del cumplimiento del alto deber político que nos corresponde como organización revolucionaria, nos exige adoptar medidas concretas que eleven el compromiso y la capacidad militante en nuestras filas a niveles superiores.  La referencialidad comunista entre las masas se construye día a día y  en lo concreto  con la intervención directa y la implicación  de nuestra militancia en el desarrollo de todas y cada una de las tareas necesarias para realizarla.  No podemos permitir que nuestro proyecto se vea condicionado en su desarrollo por el incumplimiento indolente de las tareas asumidas o la ausencia reiterada e injustificada en asumirlas.  El paso adelante que a todos los niveles necesitamos dar para situarnos a la par de las exigencias que nos impone el desarrollo de la lucha de clases, nos exige acabar con la autocomplacencia y la justificación constante y diversa de la imposibilidad de cumplir lo acordado o de ir un paso más allá en los objetivos.  Más organización y desarrollo de un aparato central acorde a nuestras necesidades, se construye al tiempo que avanza nuestra intervención política  y su  capacidad referencial  entre las masas gracias al trabajo y al compromiso de cada una de las personas que recibiremos el carnet del Partido.  Células activas con planes de trabajo concretos para espacios determinados que desarrollan su actividad entre reunión y reunión y evalúan colectivamente el resultado del trabajo, son las que se construyen con camaradas que dan un paso al frente y asumiendo las  responsabilidades que se les encomiendan las cumplen.  Así se forja acero que nos hace indestructibles y capaces de destruir el poder de la burguesía; no hay otra manera, que nadie lo dude.

Ese es el reto que en el Bicentenario del nacimiento de Marx asumimos y para el que la dirección central del Partido garantizará su presencia física en todos y cada uno de las decenas de actos que realicemos durante estos dos meses.  Compartiendo con la militancia y proyectando en lo concreto de cada realidad el desarrollo de los principales acuerdos adoptados en nuestra III Conferencia de Organización.