Compartir

“Comercializarás las fiestas”. Éste es el mandamiento del capital, cada vez más exigente y coercitivo, como así lo demuestra cada nueva ley valenciana de comercio. Los de la ley de dios, tan activos en la defensa del “Valle de los Caídos” o de la cruz fascista de Callosa del Segura, ni abren la boca para defender su 3er mandamiento, que llama a santificar domingos y fiestas “de guardar”. Todo vale en el intento de incrementar el PIB, del que la Iglesia Católica se lleva más del 1% cada año: ¡Religión y Capital, alianza criminal!

Tras la firma del llamado “Acord de la Llotja”, el pasado 28 de diciembre, el Conseller de Economía, Rafael Climent, y el Director General de Comercio, Natxo Costa, ambos de Compromís, estaban exultantes y repartían abrazos a los representantes de las grandes patronales del sector. En el breve tiempo que va desde los “inocentes” hasta “los enamorados” el pacto fue traspuesto a la Ley 3/2018 de comercio de la Generalitat Valenciana, que se tramitó por un procedimiento de urgencia en un pleno de Les Corts celebrado el 14 de febrero sin debate ni enmiendas. Nada importó que los principales sindicatos del sector, CCOO y UGT, no firmaran el pacto.

El decrépito capitalismo en fase imperialista ya no puede permitirse perder ni una sola oportunidad de negocio. La proposición de ley fue finalmente aprobada con los únicos votos favorables de PSOE y Compromís, ambos partícipes del “Gobierno a la Valenciana” que tanto progreso prometió, ahora ya sabemos para quién. Necesitaron también la abstención de Podemos, siempre dispuestos a socorrer a la “casta” cuando se encuentra en apuros.

La coartada se llama “Zona de Gran Afluencia Turística” (ZGAT) para asegurar el abierto total desde el 15 junio hasta el 5 de enero. Si bien la nueva ley reduce las aperturas en 8 municipios del País Valencià, entre ellos las ZGAT de València ciudad que abrían todos los domingos y festivos del año, en conjunto se produce un aumento de días de apertura en todo el territorio ya que en 534 municipios se incrementa de 10 a 11 festivos anuales. Particularmente sangrante es el caso de Alacant que, no sólo incrementa de 25 a 40 los días de apertura sino que se extiende a toda la ciudad, incluidos centros comerciales alejados de cualquier centro turístico. Y aún, su Ayuntamiento puede intentar el abierto total durante todo el año a través del Consejo Local de Comercio, posible sólo si CCOO y UGT cambiaran su actual “No” por una simple abstención.

¿Qué pasará cuando complejos modelos matemáticos elaborados en la Harvard Business School o en la London School of Economics analicen que la supervivencia de las grandes superficies comerciales pasa necesariamente por abrir 80 domingos al año? ¿Quién les explicará que el año terrestre sólo dispone de 52 semanas? ¿Acaso pensarán, con Milton Friedman, que el “mercado” puede y sabe regularlo todo? ¿Incluso los límites impuestos por la astronomía?

Las y los comunistas sabemos que el capitalismo no será capaz de sobrevivir a sus crecientes contradicciones. La patronal pretende disponer de nuestra fuerza de trabajo, y de la inevitable condición de consumidores, durante las 24 horas del día y los 365 días del año. El PCPE llama a toda la clase trabajadora a unirse frente a esta nueva ofensiva de la patronal y a organizarse en los Comités para la Unidad Obrera (CUO) para luchar solidariamente y de manera continuada junto con trabajadores/as de diferentes centros de trabajo y sectores productivos. A lo largo del mes de marzo el PCPE y el CUO de L’Alacantí retomamos la campaña contra el trabajo en festivos que llevamos manteniendo durante los últimos cuatro años, concentrándonos frente a los centros comerciales el día anterior al domingo o festivo aperturable. Allí estaremos para demostrar que: ¡la clase obrera no está en oferta, en festivos se descansa!

Comisión de MOS del Comité Comarcal de L'Alacantí del PCPE