Compartir

En el mes de marzo el Comité de Empresa de Amazon inició una lucha contra un Convenio que ataca y abarata directamente sus derechos laborales. Para los días 21 y 22 de marzo se convocaron paros en el centro logístico más importante de España en San Fernando de Henares e igualmente lanzaron una campaña de no-consumo desde el día 14 al 25 aprovechando el aumento consumista del día del padre.

Esta huelga de 48 horas fue la más importante que ha tenido la clase trabajadora de la Compañía a nivel de toda Europa, por encima de las que anteriormente hubo en Alemania, Italia o Francia. Y que fue secundada por más del 98% de las trabajadoras/es en un almacén que alberga más de mil puestos de trabajo fijos y unos 900 temporales.

El nuevo Convenio que quiere imponer la empresa, y que es el que se aplica en otras empresas del sector, pretende rebajar los complementos por baja común para trabajadoras y trabajadores con una gran carga física en acciones como la carga y descarga; este convenio también afectaría a los sueldos puesto que elimina categorías intermedias y reduce el pago de las horas extra en festivos.

La representación de las trabajadoras/es piden negociar el Convenio que tenían vigente hasta el 2016 y que se ha prorrogado mientras duren las negociaciones, sin embargo, si éstas se mantienen rotas deberán aplicar el convenio logístico de Madrid que impone estos abusos.

El primer día de los paros, se convocó una concentración a las 12:00 en las puertas del almacén a la que acudió un importante número de militantes del PCPE para mostrar nuestro apoyo y solidaridad obrera en su lucha así como colaborar en los piquetes que se estaban formando desde la madrugada de ese mismo día. La militancia del PCPE estuvimos hablando con diversas trabajadoras y trabajadores de la compañía presentes en los piquetes que se sentían motivados en continuar con la lucha si no recuperaban los derechos conquistados y se les garantizaban las mejoras que estaban exigiendo y recibieron también el apoyo internacional de sus compañeras y compañeros del resto del país y de Europa quienes advirtieron que se unirán a la lucha si este conflicto no se resuelve.

La compañía de Amazon ha mostrado hasta la fecha una posición bloqueadora y prepotente no entrando a negociar las condiciones de una clase trabajadora que está gestionando con muchísimo esfuerzo un negocio que recibe unos catorce millones de visitas al mes sólo en España y que factura más del triple que sus principales competidores (más de 3300 millones de Euros).Pese a estos números y el esfuerzo laboral y de logística que todo ello supone, la empresa mantiene con bastante cinismo y soberbia la imposibilidad de mejorar las condiciones de trabajo de quienes están generando toda esta riqueza. Esto demuestra que la multinacional pretende echar un pulso al colectivo trabajador para tratar de aumentar más aún la millonaria plusvalía que obtienen de la plantilla y ésta está respondiendo con contundencia, rotundidad y fortaleza, sabiendo perfectamente que el poder lo tienen ellas y ellos y no la directiva de la compañía norteamericana. Ser conscientes de ese poder, muy visible en los piquetes del pasado día 21,de los que la militancia del PCPE fue testigo, será lo que les haga finalmente vencer en esta lucha.

Tal y como se lo hemos hecho saber por diferentes vías, este ejemplo de lucha siempre tendrá el apoyo del PCPE por su coherencia, su conciencia y su unidad de lucha. El PCPE fue muy bien recibido por las trabajadoras y trabajadores de Amazon y mantuvimos con ellos el compromiso de seguir difundiendo y defendiendo las mejoras de sus derechos.

Manu