Compartir

Una noticia ha sobresaltado desde diciembre a algún sector constantemente complaciente con la entidad sionista. El caso de la resistente palestina AhedTamimi ha doblegado el silencio de la represiva y terrorista ocupación de los territorios palestinos por parte de la entidad sionista, que continúa, como proyecto imperialista que es en la zona, contando con el respaldo de EE.UU. y de la UE, principalmente.

La adolescente palestina Ahed Tamimi se encuentra desde diciembre encarcelada  en una celda de aislamiento y con una cámara apuntándolas las 24 horas del  día, y el 13 de febrero se ha celebrado el juicio para ser juzgada por un tribunal militar ocupante en territorio palestino con la acusación de 12 cargos. El juicio se verá dilatado, en principio

Ahed Tamimi fue encarcelada el 19 de diciembre por encararse a dos soldados sionistas que habían disparado a bocajarro a su primo Mohamed cuatro días antes. Ahed fue detenida en su casa de la aldea Nabi Saleh (Cisjordania).

Ahed Tamimi representa la realidad de los adolescentes palestinos que padecer la ocupación y represión sionista. Su propia historia de resistente se remonta a 2012, cuando, con 11 años, se enfrentó a un oficial sionista en una manifestación espetándole en la cara “¡¡Soy más fuerte que cualquiera de tus soldados!! También intervino como ponente el pasado 26 de Septiembre en la Conferencia “El Papel de la Mujer en la Resistencia Popular Palestina” que tuvo lugar en el Parlamento Europeo.

La política de genocidio que practica la entidad sionista, tiene en el caso de Ahed Tamimi un ejemplo incontestable. La maquinaria propagandística del imperialismo y el sionismo no ha conseguido acallar este caso y el del resto de adolescentes que están padeciendo la violencia, la cárcel y hasta el asesinato. No obstante, en el caso de Ahed Tamimi se citan la resistencia, la adolescencia y la mujer como factores que desnudan la imagen de “terrorismo” que el sionismo ha tratado de difundir de la resistencia palestina.

A pesar del silencio de los medios de propaganda del sistema, el caso de Ahed Tamimi se inserta en la lucha del pueblo palestino, ahora para oponerse al anuncio de Donald Trump de reconocimiento de Jerusalén como capital de la entidad sionista de Israel. Desde entonces han sido detenidos más de 700 palestinos, entre ellos 70 menores. En realidad en las cárceles sionistas se encuentran más de 350 palestinos menores de edad y unas 60 mujeres bajo la etiqueta de “detención administrativa”. Esta figura es una de las aproximadamente 50 leyes de apartheid que tiene Israel y que permite tener presos en sus cárceles a jóvenes y niños sin juicio, sin condena y sin ninguna argumentación ni pruebas.

El caso de Ahed Tamimi es también la muestra de que el ilegítimo ocupante, según las leyes internacionales y resoluciones de la ONU, muestra su poder al juzgar con tribunales militares de los propios territorios ocupados. La propia abogada de Tamimi, Gaby Laski, demuestra la naturaleza discriminatoria en los territorios ocupados, ya que a los palestinos se les aplican normativas del código penal, y a los colonos simples sanciones administrativas. Es decir, que coexisten dos ordenamientos jurídicos dentro de un mismo territorio, en función de criterios de nacionalidad, etnia y religión.

La situación del pueblo palestino ante la ocupación continúa proporcionando datos lacerantes. La entidad sionista sigue con su política genocida, impidiendo incluso que los palestinos puedan salir de su territorio. En 2017 se produjo la muerte de 54 pacientes palestinos para ser tratados de diversas enfermedades en el exterior que no obtuvieron permiso administrativo por parte de Israel. La masacre silenciosa prosigue.