Compartir

Parece ser que a la burguesía vasca, no le ha agradado para nada los acuerdos sindicales de las trabajadoras de Residencias en Bizkaia a los que llegaron tras el fin de la Huelga de casi dos años, el pasado 27 de Octubre de 2017.

Casi todas las semanas aparece en su diario oficial, el Deia, alguna que otra  noticia antiobrera y anticomunista sobre la URSS, Stalin, o la RDA. En estos últimos días de este frío mes de Febrero se vanaglorian de la caída del muro de Berlín, por aquello de los más de 10.000 días pasados al respecto.

Tampoco nos sorprende la verdad, teniendo en cuenta la mitificación que tienen sobre el  modelo de cadena humana realizado en los Países Bálticos en 1990 para derrumbar la Unión Soviética. Movimiento reivindicativo de protesta, entonces denominado como “frentes populares”, tan ponderado por los “Jóvenes Turcos” de la CIU de Artur Mas y Puigdemont  y de los “Jóvenes Burukides Bizkainos” del lehendakari Iñigo Urkullu.

Comentamos todo esto; ya que en estos últimos días el PNV y su socio de gobierno, tanto en Diputación Foral de Bizkaia como en Gobierno Vasco, el PSE, se vanaglorian por querer intentar tirar abajo el modelo de caja de resistencia que el sindicato ELA ha utilizado con las trabajadoras de las Residencias de Bizkaia.

Desde sus arcas públicas de Hacienda Foral intentan derrumbar el modelo de lucha obrera que llevan realizando en este sindicato desde hace más de treinta años, cuando comenzaron los conflictos laborales de Reconversión Industrial en el astillero de AESA - Euskalduna. Aún nos viene a la mente la larga lucha de los trabajadores de la empresa Caballito de Vitoria – Gasteiz entre 2003 y 2004.

Esta actitud cínica y mezquina de la burguesía vasca es algo que roza el surrealismo, cuando continuamente se están tapando escándalos de corrupción en sus propias filas como en las provincias de Álava o Guipúzcoa. O casos muy grotescos como los de las viviendas prefabricadas del modelo Jabyer que sigue en los juzgados de Vizcaya desde hace una década. En 2012 se silenció y ocultó lo más pronto posible en pleno gobierno de Patxi López, el caso del chalet de su cuñado Melchor Gil, del que no se conocía la procedencia de los más de cien millones de las antiguas pesetas que había costado. Las continuas alianzas del PNV-PSE, PSE-PP, PNV-PP, lograron que el suceso mediático del momento fuera olvidado por una ciudadanía muy controlada por esos mismos medios de comunicación que siempre adoctrinan en el antiobrerismo.

Parece ser que el futuro  PIB del País Vasco va a funcionar con los conciertos de la MTV y los platós exteriores de la serie “Juego de Tronos”. Los trabajadores y trabajadoras de La Naval y de la ACB de Sestao, de Vicrila de Lamiako, de la antigua General Eléctrica del Valle de Trápaga, y contratas varias pueden dormir tranquilos/as... ¡¡Euskadi va bien!!

Ahora que por fin el lehendakari se puede quitar de su currículo la sombra de las ruinas del Parque de Atracciones de Archanda. Esas mismas atracciones que finiquitó un mes de Febrero de 1990 desde el área de juventud y cultura que dirigía el mismo; no serán un problema para su conciencia  así como el centenar de puestos de trabajo que eliminó entonces. En unos días con un presupuesto cercano al millón de euros, se borrará del mapa un modelo de ocio de la etapa industrial del País Vasco, el cual nunca interesó que saliese adelante.

No entraremos a recordar los más de 50 millones de las antiguas pesetas que entonces se sacaron de la venta de las atracciones, o de los animales del zoológico que nunca llegaron a su destino final en tierras portuguesas.

Lo que sí  nos queda muy claro, es que continuamente la burguesía vasca está buscando Plusvalías a cualquier precio, con su “espíritu emprendedor” por los antiguos países del Este, o incluso creando “riqueza” por las ex-repúblicas soviéticas; ahora que Otegi también se reúne con la patronal de Confebask.


Esos viajes de nuestro presidente autónomo por tierras marroquíes, no creemos que sean para generar mayor libertad al pueblo saharaui; lo mismo que sus acuerdos con empresas sionistas para el Gran Bilbao, en relación con el pueblo palestino por ejemplo. ¿Será una casualidad el accionariado de Iberdrola por tierras mexicanas o escocesas? Luego le dan el premio de ciudad europea a Bilbao, y mejor ruta del pintxo por la City de Londrés...¡¡Qué cosas!!

Parece ser que aquellos lemas de estos dos últimos años de las mujeres obreras de los geriátricos de Vizcaya como “Erresidentziak Borrokan!!” , “¡¡Nosotras les cuidamos, vosotros les robáis!!” , “¡¡Porque somos mujeres, y nadie nos escucha!!”, sí que han hecho Historia con mayúsculas como bien dijo el compañero embajador de Venezuela en España, Mario Isea y nuestro secretario general Carmelo Suárez, en el Centenario de la Gran Revolución Socialista de Octubre. Por ese mismo motivo ahora la clase dominante vuelve a mover las fichas del tablero de la lucha obrera en el País Vasco.

La cruda  realidad es que los ratios de esos centros de mayores se siguen sin cumplir, y por eso mismo, las mujeres de limpieza, cocina y auxiliares de geriatría  no se van a rendir hasta que se consigan todos los objetivos que se marcaron desde el primer día que comenzaron sus movilizaciones. Afortunadamente la asociación de familiares que se creó en todo el conflicto, Babestu, sigue luchando por todos estos derechos, como bien han planteado en el Parlamento Vasco de Vitoria-Gasteiz.

Nadie las ha regalado nada a estas miles de mujeres, a estas Pasionarias de las camisetas verdes, que durante la Huelga pudieron seguir alimentando a muchas de sus familias gracias precisamente a esa Caja de Resistencia, que ahora el PNV-PSE consideran como una ilegalidad o un delito para sus leyes burguesas, que tanto acuerdan con el Gobierno Central del PP.

El Pequeño Maxim