Compartir

En el seno de una familia acomodada de Cabezón de la Sal, nació la protagonista de nuestra sección La Mujer Nueva. En un ambiente familiar culto se desarrolló su infancia y su inclinación por el saber, la educación, el periodismo y las humanidades.

Fue una mujer preocupada por la cultura. En su pueblo, en los años 20 del siglo pasado, fundó la Academia Torre para difundir las ideas de humanismo e idealismo que defendía, allí se aplicaban los principios de la renovación pedagógica de la Institución Libre de Enseñanza. En su constante inquietud por la cultura se dedicó a recuperar y recopilar danzas y canciones populares de su tierra cántabra. Colaboró como periodista en “La Región” y “El Socialista”, publicaciones a las que aportó miles de artículos.

Su primera obra literaria “Jardín de damas curiosas” una obra epistolar sobre cuestiones feministas. En 1940 se publicó su obra “Mares en la sombra” en la que relata de forma dramática sus vivencias en la guerra en Asturias.

Su compromiso político se inicia en 1931 con su militancia en el PSOE y en Cantabria impulsó la creación de las Casas Campesinas, organizaciones relacionadas con la actividad agraria y ganadera, que tenían como objetivo resolver la problemática de los jornaleros y arrendatarios de la tierra, en el contexto de la reforma agraria que fue promovida por el gobierno de Azaña.

Diputada socialista en 1933 y en 1936, salió elegida por Asturias, siendo ella, una de las cinco mujeres diputadas en las Cortes. Ante la represión ejercida contra los trabajadores, como consecuencia de la Revolución del 34 en Asturias, se comprometió en la defensa de los huelguistas y de los presos.

Formó parte del gobierno de Largo Caballero hasta 1937 y dentro del PSOE se situó con las posiciones de Negrín, al que su partido acusaba de haber alargado innecesariamente la guerra siguiendo las imposiciones de Moscú.

Con el fin de la guerra se inicia su exilio en Francia y desde Burdeos viajó para continuar su destierro en México. Por discrepancias con el PSOE, fue expulsada del partido junto a un destacado número de compañeros que encabezaba Negrin. En el año 2008 fue reconocida de nuevo su militancia en el PSOE, el Partido socialista trató de rehabilitar, devolviendo el carnet a título póstumo, a Matilde y a otros 36 compañeros que en 1945 fueron apartados de la disciplina del Partido por defender la República hasta los últimos momentos

Matilde de la Torre, una mujer que desde sus posiciones, trabajó por la igualdad entre hombres y mujeres, contribuyendo a suavizar las dificultades en el camino de las mujeres para la vida política. En 1946 fallece en México, seis años después de su exilio. 

Telva Mieres