Compartir

Una mujer rescató de la marginalidad la música popular chilena como cuecas y tonadas. Viajó a Varsovia en los años cincuenta para participar en un festival de música y de allí recorrió la Unión Soviética. Participó en el VIII festival de la juventud y los estudiantes en Finlandia.

También promovió el teatro popular en Chile e influyó en Víctor Jara quien recuperó la música de payador así como Patricio Manns.

Violeta Parra expresa en sus canciones la vida y el mundo que le tocó vivir. Entendió que a través de las canciones se puede concienciar. Recordemos canciones como “Amigos tengo por cientos” , más conocida es “Corazón maldito”, así como “El gavilán “; en “La lavandera” dice : <<Aquí voy con mi canasto/ de tristezas a lavar,/ al estero del olvido, /dejen, déjenme pasar.>>.

Una canción le dedicó a Federico García Lorca,Zapata, Luis Emilio Recabarren, Lumumba etc...es la canción que se titula “Un río de sangre”: <<Señores y señoritas/en esta gran circunstancia/voy a dejarles constancia/ de una traición infinita/que consumó la maldita/canalla del carnaval..>>.También le dedicó unos versos a Gabriela Mistral.

Cantó los lamentos de las desgracias de la vida, desgracias que no son producto de la casualidad. En “Gracias a la vida” le canta a todo lo que nos ofrece la vida, desde el desaliento y mirando la esperanza de frente entre la fatalidad. Esas son las paradojas en un laberinto de contradicciones, entre la turbulenta corriente de la vida.

Aunque con Isabel y Ángel Parra funda una saga en la canción chilena., Violeta representa el mejor exponente para recuperación la música popular latinoamericana.

M. Angel Rojas