Compartir

Actualmente estamos viviendo en La Comunidad de Madrid, uno de los ejemplos más claros de la ecuación entre Capitalismo y patriarcado, entre plusvalía y explotación de la mujer, entre beneficio empresarial y el más absoluto desprecio a la clase trabajadora.

El Comité de Empresa de Intress-Madrid lleva meses luchando contra el recorte de personal y de recursos en la que se encuentran tanto los centros de acogida de emergencia como los centros de día de la Red de Atención a Mujeres Víctimas de Violencia de Género de la Comunidad de Madrid así como una política progresiva de reducción del gasto detectado en los pliegos de condiciones de Diciembre de 2017 cuyas carencias imposibilitarán una atención de calidad y todo ello, pese a los aumentos presupuestarios recibidos recientemente por le Comunidad de Madrid.

Por todo ello, el Comité de empresa de Instituto de Trabajo Social y Servicios Sociales ha comenzado una lucha que dio lugar a una concentración el pasado 25 de Enero en Sol en la que se exigió, no sólo sus mejoras económicas por la precaria situación que sufren las trabajadoras, sino también por el grave peligro que supone para la protección de las mujeres que se ven obligadas a huir de la violencia machista que fomenta y patrocina el capitalismo.

Esta lucha que se da hoy, no es casual, no es un capricho del gobierno derechista del PP ni su títere en la Comunidad de Madrid, la “señora” Cifuentes, esta grave agresión a las trabajadoras y a las víctimas de violencia de género simplemente responden a la naturaleza más básica del capitalismo de aumentar las riquezas de unos pocos aprovechando, explotando y exprimiendo cada recurso, servicio o colectivo que sea necesario. Para ello, el capitalismo se apoya en el patriarcado para justificar y normalizar un mayor incremento de su riqueza sin importar el perjuicio social, natural o humano que ello provoque, el patriarcado se una por el capitalismo para encasillar a las mujeres en trabajos y salarios aún más miserables que los que pueda ya sufrir un hombre trabajador, y sirve para justificar o banalizar la mercantilización de servicios tan necesarios en una sociedad tan inhumana, agresiva y violenta como es la sociedad capitalista como lo es la Red de Atención de mujeres Víctimas de Violencia de Género.

Como no puede ser de otra manera, el PCPE apoya firmemente la lucha laboral en la que se encuentra el Comité de Empresa de Intress-Madrid y la intrínseca lucha feminista que esta nueva agresión de los intereses de la burguesía, suponen.

El Patriarcado es una herramienta esencial del Capitalismo. El feminismo es base fundamental del Socialismo.