Compartir

 

Trabajamos en centros educativos de toda la provincia y no cesamos en el empeño por visibilizar la discriminación que padecemos en nuestro centro de trabajo. La Plataforma de Educadoras de Educación Infantil y Especial de Alicante, luchamos por unas condiciones laborales dignas y reclamamos que las Consellerias de Justicia y Educación, de las que dependemos, se sienten a negociar unas condiciones laborales justas para nuestro colectivo. Desde la Plataforma reivindicamos, una participación real en los centros, ya que no se nos permite el acceso a reuniones con el equipo interdisciplinar, no tenemos tiempo de coordinación con el resto de profesionales y familias. Queremos que se respete la normativa que regula los horarios, los descansos, las funciones, etc.

Denunciamos la invisibilidad de nuestro colectivo, excluido en los diferentes centros educativos, somos personal no docente, funcionarios, que dependemos de la Conselleria de Justicia y que trabajamos para Educación. Un sin sentido que hace que estemos en tierra de nadie. Una situación insostenible que repercute negativamente en nuestras condiciones de trabajo y termina por afectar a los alumnos y alumnas, que no son atendidos de forma adecuada. Las Educadoras de Especial, que trabajamos con niños y niñas con Diversidad Funcional, afirmamos que, no es posible lograr una integración/inclusión real para estos alumnos/as. La mayoría de los centros no tienen aseos adaptados, equipamiento escolar adecuado a cada usuario, faltan espacios específicos de relajación y estimulación de uso general. Muchas de nosotras estamos en contacto directo con los alumnxs de 9 a 15h. sin descanso alguno. El desgaste físico, psicológico y emocional, con el que trabajamos afecta a nuestro rendimiento y salud. Apenas tenemos tiempo y espacio para comer con dignidad, obligándonos a realizar horas extraordinarias, con la excusa de las “vacaciones”

El colectivo de Educadoras de Educación Infantil se encuentra con situaciones muy diversas. En su mayoría se incorporaron a los centros a través de una bolsa de trabajo que se abrió en 2008 y para la que se les exigía la titulación como Técnico Especialista en Educación Infantil, que pertenece al grupo B, sin embargo, cobran como un grupo C. “Quienes trabajamos en Escuelas Infantiles de Conselleria tenemos una ratio de 20 niñ@s por aula, esto en dos años, para una sola persona, es una barbaridad.

Por otro lado, están las Educadoras Infantiles del Proyecto Experimental de aulas de dos años, que la Conselleria puso en marcha hace dos cursos. Los centros no están preparados para atender a estos niños y niñas. Han abierto las aulas y no las han dotado de material, la dotación a los centros empezó a llegar al terminar el curso a fuerza de protestar. Los equipos directivos y maestros/as están desbordados. Mostrando en ocasiones resistencia hacia nuestro colectivo, llegando a situaciones lamentables, que repercuten en nuestra salud y en nuestro estado de ánimo.

La Conselleria de Educación remite unas instrucciones a los centros que cada equipo directivo interpreta a su manera y la situación se agrava con la aprobación de la Jornada Continua. Conselleria sostiene que debemos estar en horario de comedor y extraescolares, excluyendo a nuestros alumnos y alumnas del derecho a ser asistidos por monitores. Somos funcionarias y nos hacen trabajar para empresas privadas.

A los centros han llegado propuestas con horarios para el curso con más de 41 horas, cuando el decreto que regula nuestra jornada establece 36’15 horas.

Unidas a las plataformas de Valencia y Castellón llevamos realizando un calendario de movilizaciones más de 15 meses, concentraciones, paros y huelgas apoyadas por algunos sindicatos.

Las últimas movilizaciones de 2017 han sido paros y concentraciones en septiembre, octubre y noviembre y el miércoles 20 de diciembre despedimos el año con HUELGA y manifestación en Valencia. En enero, estableceremos nuevo calendario de movilizaciones en nuestra lucha por la dignificación de nuestro trabajo. 

Plataforma Educadoras y Comisión M.O.S.