Compartir

Cuando el proletariado toma el poder por primera vez en la historia, todo hay que construirlo, por supuesto que no se parte de la nada. A Lunacharski le tocó encargarse de  la  construcción de un nuevo  andamiaje del mundo cultural en la Rusia Revolucionaria. No era fácil  la gigantesca tarea revolucionaria. Hubo de abolir la propiedad  burguesa de las fábricas y de  la tierra por parte de obreros y campesinos. Pero la abolición de la ideología  dominante anidada en  los tuétanos  durante siglos no se puede extinguir  por decreto. De ello fue muy consciente Lunacharski. De ahí su preocupación  permanente  por construir un nuevo acervo cultural revolucionario, además,  partiendo de las mimbres con las que se contaban, era una ardua tarea.

Muchos  obreros y por supuesto una aplastante cifra de campesinos  eran analfabetos. La primera tarea era alfabetizar. Prestigiosos intelectuales  apoyaron la revolución bolchevique como Gorki o Maiakovski. Artistas de las vanguardias del constructivismo ruso abrazaron la emancipación revolucionaria.  Sklovski también tuvo  la misma preocupación.

Lunacharski cita a Lenin: << Qué nos falta para construir nuestro estado socialista? Nuestra tierra es grande y fecunda, el poder nos pertenece>>. Pero una gran preocupación de Lenin fue combatir la ignorancia y  la necesidad de extender el conocimiento pleno en el pueblo para construir el socialismo.

El propio Lenin decía  que toda la suma de valores culturales ya adquiridos por la humanidad hay que reconsiderarlos con ojo crítico y asimilarlos para construir una sociedad nueva.

Decía Lunacharski que todos los objetivos del estado soviético son, en amplio grado, liberadores, creadores y constructores.

En definitiva, la preocupación constante  de Lenin y de Lunacharski  es que para la construcción de la sociedad socialista es fundamental partir del conocimiento científico y cultural acumulado  a lo largo de la historia por la humanidad. Ello es imprescindible para construir una sociedad nueva desde los cimientos, para ello es necesario el conocimiento adquirido y acumulado  durante siglos.