Compartir

Miguel Guerrero Sánchez (Otívar, Granada, 1936) es un gran comunista, militante del PCPC, pero ante todo una bellísima persona de la cual me enorgullezco de considerarme amigo suyo. Luchador infatigable, y con gran sentido del humor, nos responde amablemente esta entrevista.

UyL: Miguel, explícanos brevemente cómo y cuándo decidiste militar en el Partido Comunista.

Me es difícil responder brevemente a esta pregunta. La conciencia comunista forma parte de un proceso de transformación de uno mismo. Para mí no fue sencillo al provenir de una familia muy conservadora con un padre falangista, por lo cual tuve que romper mis propias cadenas para sentirme libre; a partir de los 14 años que comencé la brega laborable de la vida. Fue como una rebeldía y ello me dio el impulso para dar el salto y ubicarme en Catalunya, concretamente en Barcelona. En 1959 comencé a trabajar en ESESA (una filial de Fecsa) con muchísimos problemas; entre los generales, la discriminación de condiciones inferiores a la de los trabajadores de Fecsa (ahora integrada en Endesa).

Inmediatamente constituimos la célula del Partido entre Ramón Jurado Fernández, Manuel Marín Rubio y este dicente. Años después se incorporarían Enrique Crusat de Abaria y José Martínez García (menos Enrique y yo, los otros han muerto). Por indicación del Partido nos presentamos a las elecciones sindicales del vertical y a mí, por ser el más joven entre los administrativos, me tocó la asignación de secretario del Jurado de Empresa, en 1963. A partir de 1964, de la Asamblea de Sant Medir, nos convertimos en cofundadores de CC OO. En Esesa se creó la primera C.O. del ramo de energía –entonces llamado Agua Gas y Electricidad-. De esta raíz luego saldría las CC OO de otras empresas del gremio y las Federaciones de Energía de Catalunya y del Estado.

UyL: Viviste en 1ª persona la escisión del PSUC catalán… ¿qué papel jugaste en ese Vº Congreso y en la fundación del PCC?

Nosotros estábamos en contra del eurocomunismo. Recuerdo que a mí me vino a las manos un panfleto de las Células Comunistas; eso me hizo darme cuenta que yo, en el Partido, trabajaba con un enfoque equivocado, aunque fuera la política oficial de éste. Yo pertenecía al Cté. Central del PSUC y era concejal del ayuntamiento de Badalona, tercera ciudad de Catalunya. Justiniano Martínez me invitó a una reunión del grupo promotor de las tesis alternativas al V Congreso. Mi percepción es que más que antieurocomunistas, éramos anti Bandera Roja (que peyorativamente llamábamos Banderas Blancas) por sus oportunismos y contradicciones con la lucha de clases, que habían pedido su entrada al PSUC de la mano de Solé Tura con la bendición de Santiago Carrillo.

El grupo promotor preparaba unas tesis alternativas a las tesis oficiales para el V Congreso, y yo me incorporé a este en calidad de enlace con las organizaciones del Barcelonés Nord. De modo que las famosas “tesis del Valles”, fueron el fruto de este trabajo colectivo y se llamaron “tesis del Vallés” para que pasaran como presentadas por la organización territorial comarcal y no por una opción fraccional. Siempre se evitó la presencia física de los camaradas del Cté. Ejecutivo, por respeto a la observancia del centralismo democrático. De esa forma se distribuyeron las tesis alternativas que fueron asumidas por la inmensa mayoría de la base militante, y por eso fueron ratificadas en el Plenario del V Congreso del PSUC.

Con la inducción de Santiago Carrillo, la parte minoritaria convocó una conferencia para recuperar las tesis eurocomunistas derrotadas. Al mismo tiempo se expulsaban a 33 miembros del Cté. Central y a las organizaciones más activas comprometidas con los acuerdos del V Congreso. Se consumó la ruptura, nació el PCC y detrás el PCPE. En 1982 el PCC y en 1984 el PCPE.

UyL: ¿Qué significó -y significa aún- la creación del PCPC, del cual fuiste su Secretario General?

El PCC durante un tiempo recuperó la vida militante bajo el rigor del centralismo democrático e hizo un gran avance en su tarea organizativa revolucionaria, pero entre una parte de sus dirigentes y militancia había la enfermedad del oportunismo que no pudieron ser depurados imponiéndose una línea de acercamiento al partido de donde habíamos salido. El PCC era un partido muy combativo, pero sin acceso a las instituciones a través de los procesos electorales, para desespero de los arribistas.

Los oportunistas del PCC se fueron pasando al sol que más calienta, en aquellos momentos el esplendor del eurocomunismo. La debilidad de la mayoría de los dirigentes del PCC les llevó a negociaciones y acuerdos con el PSUC y el PCE, con el objetivo de integrarse en IC y IU. Como una parte no estábamos de acuerdo, entre éstos 7 miembros del Cté. Central, fuimos expulsados junto con organizaciones enteras, como la de Santa Coloma de Gramanet, Esplugas de Llobregat y Lleida que por su cuenta se había adelantado en esta separación.

Como los comunistas no nos vamos a casa cruzados de brazos y como había cientos de camaradas sueltos que pedían un lugar de militancia comunista, nos constituimos en PCPC, con la mano abierta y tendida del PCPE.

UyL: Ante la crisis del sistema capitalista, el PCPC fue capaz de avanzar, convocar su 1r Congreso en junio de 2013 y junto con el PCPE, lanzar políticas concretas de organización de masas… ¿tú papel sigue activo en ese frente? ¿Cómo valoras ese avance en el conjunto del PCPC?

Como tú sabes, por incapacidad física, desde hace tiempo mi vida militante ha quedado muy disminuida. Nuestro primer Congreso sirvió para hacer un balance de rendición de cuentas y para poner al día toda una perspectiva de trabajo, en concordancia con las tesis congresuales del IX Congreso del PCPE y la adaptación de nuestra política a la singularidad nacional de Catalunya con el instrumento de un partido nacional catalán, como aspira a ser el PCPC, ahora identificado con las tesis del X Congreso del PCPE.

Ahora bien, nuestro primer Congreso comenzó con una enorme dificultad sobre el hecho de que se estaba incubando el virus de la escisión. Por tanto el PCPC, desde los debates previos a su primer Congreso, hasta hace unos meses, ha estado sometido a una gran tensión interna que le ha impedido su total desarrollo. Una vez superada la crisis, yo espero que el Partido recupere su ritmo y su normalidad; este camino ha reiniciado su trayectoria, colocada sobre la prioridad la participación en el movimiento obrero y popular y la formación de cuadros útiles para el Partido de la Revolución.

UyL: Fuiste un sindicalista, y aún hoy estás sindicado en los jubilados de CCOO. ¿Cómo valoras el posicionamiento actual de CCOO ante la crisis capitalista?

Pésima, desde mi punto de vista CC OO ya no es un sindicato clasista. Estoy convencido que a estas alturas CC OO son irrecuperables como instrumento de defensa de los intereses de la clase obrera, por más que nos duela. Yo estoy afiliado a este sindicato porque creo que los comunistas debemos estar en los frentes de masas junto a los trabajadores y éstos están en las empresas y en los sindicatos, aunque el sindicato sea reformista. Formo parte del Consell de la Federación de CC OO de Catalunya. No tengo confianza en la cúpula sindical pero si en muchos sindicalistas de base con los que comparto simpatía y amistad.

Mi misión es la explicación de la lucha de clases y aclarar la diferencia entre el desarrollo de ésta y el pactismo de concertación que es la ruina ideológica del movimiento obrero y sindical.

UyL: ¿Cómo ves el futuro ante la situación catalana? ¿Crees que las contradicciones del capitalismo catalán se agravarán?

Me queda muy poco espacio para responderte a esta pregunta. El asunto está terriblemente complicado y no creo, a cuatro de Octubre que es hoy, poder visualizar un resultado final del conflicto. La respuesta ciudadana es enorme; el 11 de Septiembre., la votación del referéndum de 1-O, la movilización masiva del día 3 de Octubre en toda Catalunya, y por otra parte la posición autista del Gobierno del PP con la total complicidad del borbón de turno, Felipe VI. Todo ello, por coherencia, puede obligar al Parlament de Catalunya a declarar su independencia a través de la República Catalana. Nosotros reclamamos la República Socialista de carácter confederal y esto es lo que tenemos que defender, pero si en Catalunya se precipita el acontecimiento, tenemos que estar con el pueblo y luchar junto a él por la república Catalana, que sería el preludio de ese proyecto que nosotros denominamos República Socialista de Carácter Confederal. Esta es mi opinión.

Muchísimas gracias por tu tiempo, un fraternal saludo comunista.

Barcelona, 4 de Octubre de 2017