Compartir

Acabando ya el año podemos hacer un primer balance de las lecciones aprendidas de las victorias y las luchas obreras que en este año se han podido dar y como seguimos acumulando fuerzas. Porque desde que en 1918 tras 40 días de huelga general en Catalunya, el bisabuelo de Felipito tuvo que ceder y acceder a que la jornada pasara a ser de 8 horas (8/8/8) ha pasado mucha lucha, retrocesos y victorias que esperemos no se pierdan en el conjunto de la memoria colectiva de  la clase obrera que conforma los distintos pueblos de estado español. Se ha pasado a reivindicar las 35 horas a sufrir más de 6.000.000 de horas extras no remuneradas, se ha pasado de los grandes centros fabriles a la micro empresa y a la macro dictadura del patrón cercano y que no entiende de necesidades básicas.

Pasaron las reivindicaciones en contra de las ETTs,  pero cada vez, con la nueva reforma laboral, el atacar a la negociación colectiva ha hecho proliferar empresas subcontratas, a las que ahora las llaman plataformas, hemos pasado a que el simple hecho a lo que antes se  llamaba  trabajar en centros comerciales como el corte anglosajón, tener estas empresas con convenios pronto a cientos de trabajador@s, a sabiendas que pasan las tijeras por los convenios con rebajas salariales de hasta el 35 % del convenio provincial, los patronos, sus cuadros medios y gestorías lo aplican y dan en la cara de quien lo denuncie que es legal, que se puede tras el cúmulo de reformas laborales impuestas por el tandem PPSOE... Subcontrata de la subcontrata..., cobrar 400 € es no estar parado pero ganar menos que el subsidio, no hablemos de que con esa cantidad nadie se mantiene en ningún lugar del reino de España... pasamos de trabajar 8 horas a 12... Algunos más a la derecha que los de siempre quieren reducir el modelo de contratos y que no haya tanta diferencia entre el trabajo público con el privado: ¡solución! todos autónomos, más bien falsos autónomos: no solo trabajamos por producción, a tarea realizada sino que pagamos los medios y así de paso le ahorramos una pasta a la subcontrata de la multinacional... Dicen en Bruselas que "el mercado laboral de Esgpaña" es un modelo, es muy competitivo, lejos de crecer ha reducido los sueldos... suma y sigue.

Mientras la lucha ideológica y cultural  a la que nos tiene sometido y bombardeado el sistema hace que las y los trabajadores tengan en sus mentes no privarles a sus hijos de ná... del último modelito, del último celular... a ver si puedo pagar más estudios a mis hijos que cada vez privatizan más...., esos a los temerarios que se hayan metido en una familia... lujo de lujos hoy (conciliar la vida familiar y laboral es aventura extrema... que se lo digan a las trabajadoras) El nivel de afiliación general de la clase obrera en los diferentes pueblos de este estado no llega al 25% y si quitamos el modelo amarillo y funcionarial de sindicalismo, por no decir el de sindicatos como los del comercio que son directamente de las empresas y sus directivos, deja poca herramienta de defensa  para las y los trabajadores, estos tienen en mente algo ajeno a ellos el sindicato, no se ve o no son conscientes de  que el sindicato son ellos..., en un modelo de vida que nos hace mamar desde hace décadas el que todo vale para aprovecharme o machacar al compañero de al lado aunque los traicione a todos llega a parte de ese sindicalismo... Pero ante este panorama ¿las y los comunistas nos tenemos que arrugar? ¿Las y los trabajadores con verdadera conciencia de clase debemos de mirar para otro lado y pasar de la lucha colectiva y creer que solo con la personal nos salvaremos de la pobreza laboral a las que nos están llevando sus intereses de clase y nuestra inacción para ejercer la nuestra como clase antagónica? NO, debemos de levantar  y reconstruir el sindicalismo de clase, hacerlo atractivo con nuestro ejemplo de lucha, el próximo 2018 tendremos batallas que librar como el vaciamiento y destrucción de los fondos de pensiones públicas a que el gobierno reaccionario desde hace tiempo esta esquilmando, quitar pagas, miseras pensiones de este país, seguir haciendo desaparecer subsidios miseros a las capas más desprotegidas...

El próximo año desde cada tajo, centro de trabajo, cada sindicato debemos de llevar a la práctica los planes que vayan surgiendo de las asambleas de cuadros sindicales y comunistas que están previstos reunir, no para un simple encuentro sino para llevar a la calle y en práctica luchas de clase que nos hagan pasar a las y los trabajadores de la resistencia a la ofensiva, porque ningún derecho se ganó quejándose y no comprometiéndose a la lucha colectiva.  Ha habido diferentes victorias importantes como la de las cuidadoras de Vizcaya, las trabajadoras de Bershka en Lugo... que nos servirían para aprender de ellas y tirar palante.

Hagamos que tras el 2017, centenario de la fundación del primer estado gobernado directamente por obreros, campesinos y soldados de los gloriosos y luchadores consejos  (SOVIETS), el 2018 sea un punto de inflexión, aunque sea tímido y modesto pero que valga para empezar a tomar la iniciativa a la  clase obrera  en la brutal lucha de  clases que nos esta imponiendo el capital nacional, europeo y mundial, porque para ellos ni las cadenas son límite y la guerra mundial es un buen y grande negocio, la lucha obrera deberá ser desde lo más chiquitito de nuestros problemas en el centro de trabajo, pero tendremos que unirlo las y los comunistas a la lucha general e internacionalista y antiimperialista.

¡¡¡ SOCIALISMO ó NADIE !!! acuñó el comandante... pues ¡¡hala!!!, a la tarea.