Compartir

La multinacional francesa Alstom, con presencia en más de XX países y dedicada al sector de la energía y los transportes, cuenta en España con varias plantas repartidas por Castilla y León, Cataluña, País Vasco, Navarra y Galicia tiene previsto despedir a casi 400 trabajadores en división de energía eólica (Alstom Wind), procediendo además al cierre definitivo de las fábricas de Coreses (Zamora) y As Somozas (A Coruña).

Todo el proceso se está llevando a cabo mediante despidos colectivos que se presentaron el pasado 24 de mayo ante las diferentes administraciones laborales y que supondrán el inicio de un proceso de negociación de un mes de duración, hasta el 23 de junio.

La plantilla de Alstom está reaccionando con huelgas y manifestaciones ante esta situación El 9 de mayo cientos de trabajadores de todas las plantas de la empresa se manifestaron en Madrid, exigiendo ante la sede de Alstom y ante el Ministerio de Industria la paralización del ERE, mientras en paralelo se siguen manifestando y movilizando en todas las zonas donde la empresa está presente.

Según las centrales sindicales mayoritarias en la empresa (CCOO y UGT), el ERE afectará al 40% de la plantilla en un momento en el que la multinacional francesa está declarando unos beneficios de más de 800 millones de euros, que suponen un crecimiento del 8% respecto al año anterior. Esta situación hace sospechar a los representantes de los trabajadores de que el objetivo oculto de la multinacional es concentrar parte de su producción en Francia ante la caída del negocio eólico en España.