Compartir

La ponencia que la Delegación del PCPE, encabezada por el Secretario General Carmelo Suárez, participó en el XIX Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros que el pasado mes se celebró en San Petersburgo, expresó de manera clara y concreta la concepción que el Partido tiene en relación al futuro del Movimiento Comunista Internacional.

El Partido apuesta por una respuesta unitaria a la agudización de la lucha de clases internacional, impulsada por la lógica de acumulación de capital en esta fase de agudización de la violencia imperialista.

En una tal situación los retos para el Movimiento Comunista Internacional son extraordinarios. La necesidad de superar las actuales debilidades y hacer avanzar las posiciones revolucionarias es apremiante. Los Partidos Comunistas y Obreros estamos situados ante la responsabilidad de dar una respuesta a la altura de las exigencias del momento histórico. La barbarie del imperialismo es tal que se encuentra en juego el mismo futuro de la Humanidad.

Para ello el Partido concreta sus propuestas para colocar al MCI en condiciones de jugar ese papel necesario, para ser reconocido por la clase obrera como su organización superior y líder de la conducción revolucionaria.

Que estos Encuentros Internacionales no hayan tenido hasta el presente la capacidad para acordar una mínima agenda de intervención unitaria, anual o ante determinadas situaciones concretas, es una grave situación que tiene consecuencias directas sobre las condiciones de vida de la clase obrera de todos los países. También sobre las condiciones de la capacidad de esa clase obrera para organizar las luchas para su emancipación en mejores condiciones.

Nuestras propuestas, de una forma resumida, son:

  • Un MCI comprometido en dar solución a sus actuales dificultades, derivadas en lo fundamental de diferencias ideológicas no pequeñas y de las diversas experiencias en la lucha; ........
  • Un MCI que se comprometa con una práctica de acciones puntuales que ayuden a unificar al movimiento, a visibilizarlo ante la clase obrera, ..........
  • Un MCI capaz de analizar las diversas violencias del capitalismo actual en el día a día, de forma concreta, e intervenir en el combate (teórico y práctico) contra las mismas. .......
  • Un MCI que sustenta su acción práctica en el análisis concreto de la formación capitalista tal como existe hoy. ........
  • Un MCI que reconozca la soberanía de los procesos, y el protagonismo insustituible de sus sujetos, y que asuma el internacionalismo proletario como una práctica concreta en la lucha política diaria, .......
  • Un MCI que se relacione sobre la base del respeto a la soberanía de los sujetos revolucionarios concretos, sin injerencias en los asuntos internos de cada organización.
  • Un MCI que haga del marxismo-leninismo la ciencia necesaria para guiar los desarrollos de la lucha de clases internacional, que se nutre y se perfecciona con las mejores aportaciones de la historia de la lucha revolucionaria internacional, ........
  • Un MCI que ha de aspirar siempre a conseguir mayores niveles de coordinación y unidad, en lo político y en lo ideológico. .........

Pero ese MCI ha de tener una política de alianzas para cambiar la correlación de fuerzas frente al capital y para contar con las amplias masas en el proceso del cambio social revolucionario. Sin política de alianzas, sin táctica ajustada a los puntos de partida de la lucha aquí y ahora, no avanza el proyecto revolucionario con la fuerza necesaria para organizar el asalto al poder.

El mejor homenaje a la Gran Revolución Socialista de Octubre sería iniciar el camino para la coordinación internacional revolucionaria, en un primer paso, impulsando este Frente Mundial Antiimperialista. La clase obrera internacional y los pueblos del mundo comenzarán a reconocer a los Partidos Comunistas y Obreros como guías de sus ansias de emancipación.

Extracto valorado de la ponencia presentada por el Partido en el XIX EIPCO