Compartir

El pasado 25 de septiembre, en otro día más de lucha por el soterramiento de las vías que parten la ciudad de Murcia y contra la construcción de un muro para el AVE, los vecinos marcharon por las calles manifestando el derecho a decidir sobre sus barrios y la voluntad de impedir que intereses empresariales marginaran a los barrios del sur. Durante la manifestación, de forma espontánea se procedió a la ocupación de las vías, pero la policía cortó el paso y solo unas cincuenta personas quedaron dentro, a las que estos cuerpos represivos desalojaron de forma violenta, causando heridos. El siguiente poema es el relato que vivieron unos camaradas de la Juventud.

 Me lo arrancó la zarpa del traidor

que quiso enterrarnos bajo la piedra;

tú, compañero mío, te abrazaste a mí

cubriendo mi desnudo y tu promesa

Fui árbol y cuando me volcaron

sujetaste con tus manos mis raíces

para agarrarme al suelo y enderezar

mi tronco dado a la guerra.

El brazalete era de mi madre.

Pero merece más la plata

la tierra grave que trajo la lucha,

no mi carne, corruptible materia que solo 

podrá dar impulso a nuevo árbol -algún día-.