Compartir

La reagrupación del movimiento sindical y del movimiento obrero por el derrocamiento de la política antipopular ó sobre el rescate del sindicalismo gubernamental y patronal por la continuación de la misma política de clase brutal

1.     El PAME durante más de una década ha puesto sobre la mesa el problema principal del movimiento sindical: la desvinculación de la patronal, de los gobiernos y de los engranajes de la UE. La desvinculación de las ataduras de las ideas de la colaboración de clases. Estas son las condiciones principales para la rehabilitación de la orientación y el renacimiento de un sindicalismo de clase.

Ha dado hincapié de manera amplia y clara sobre la necesidad de la reconstrucción (del movimiento sindical) que tiene como objetivo principal: la organización y la unidad de la clase obrera en sindicatos de masas, en sindicatos sectoriales e industriales, basada en los intereses de clase y las necesidades actuales, contra al gremialismo y la fragmentación. La clase obrera debe surgir desde su posición en la producción, es decir, desde el nivel del desarrollo de las fuerzas productivas que pueden asegurar hoy un mayor nivel de prosperidad. Necesidades que hoy día no se satisfacen. Al contrario, se limitan, se empujan aún más hacia abajo, hacia la pobreza extrema.

Mientras que la riqueza productiva y el nivel del desarrollo de las fuerzas productivas, la ciencia y la tecnología están a niveles incomparables con relación a las décadas anteriores, la vida, las condiciones laborales, y el nivel de vida de la clase trabajadora sigue en caída.

Esta contradicción no es una excepción. No se trata de un fenómeno temporal. No es un fenómeno griego, sino internacional. En condiciones de desarrollo y de crisis la tendencia hacia la pobreza absoluta y el desempleo masivo permanente es duradera y constante. Pero en condiciones de crisis esta tendencia toma características aún más masivas.

Esta contradicción tiene que ver con las vías de desarrollo capitalista. Más precisamente tiene que ver con el desarrollo de los monopolios y su dominación en todos los sectores de la vida económica, social; y afecta a todos los países. Un desarrollo realizado de forma desigual, que genera muchas contradicciones, conflictos y hace a los monopolios, en el afán de su expansión, aún más agresivos.

Este desarrollo capitalista que creó los monopolios ha llegado a su máxima y última etapa. No puede ofrecer nada más. Todo lo que vivimos hoy, crisis, guerras, corrupción etc. son eventos de un sistema que ha agotado sus límites históricos.

Un condición actual para la rentabilidad del capital monopolista es el aumento agudo del grado de explotación de la clase obrera con la abolición de las relaciones y derechos laborales y la explotación de sus necesidades por la reproducción de su fuerza laboral (salud, vivienda, educación, etc.) Todo lo que vivimos hoy es una implementación de esta estrategia.

Esto explica, por qué el capital a nivel internacional, mucho antes de la crisis, ha orquestado un ataque con una estrategia única para el derrocamiento de todas las conquistas y los derechos de la clase obrera, bajo la dirección general de la liberación del mercado laboral. Una estrategia que se aceleró por la crisis. Una estrategia que agravó en máximo la contradicción entre capital y las fuerzas de trabajo.

2.     El PAME, valorando la situación actual, destacó como un problema central la necesidad de la reconstrucción del movimiento sindical. Un movimiento capaz de responder al ataque frontal generalizado. Pero también un movimiento capaz de luchar en una línea de lucha y de correlaciones que no se limite solamente al enfrentamiento de las consecuencias sino que abra la perspectiva para la satisfacción de las necesidades actuales de la clase obrera, algo que requiere la ruptura con los monopolios, con los partidos y los mecanismos que les sirven, una lucha que llevará hasta la abolición de la explotación del hombre por el hombre.

Desde este punto de vista, las fuerzas que constituyen el PAME han entendido desde hace 14 años el problema central del movimiento sindical. Su liberación del sindicalismo gubernamental y patronal. Un mecanismo muy poderoso que encuadra el movimiento sindical en la sumisión de la colaboración de clase, a los planes de la UE y del gobierno, que convierte los sindicatos en instrumentos de conciliación con la patronal y con los mecanismos estatales y que también la implican en la alternancia entre gobiernos burgueses.

Se trata de un mecanismo de desgaste de conciencias, gremialismo y degeneración. En este mecanismo participaron todas las formaciones que constituyeron la mayoría de la dirección de GSEE, ADEDY, Centros sindicales regionales, federaciones y de muchos sindicatos del primer grado, principalmente en empresas. Las formaciones sindicales de PASOK, de ND y de SYRIZA siguen la misma dirección con relaciones diarias entre ellos desde fraudes en las elecciones sindicales hasta cooperación con los empleadores y los mecanismos de la UE en los diversos programas, intercambios de papeles por la influencia en el control del movimiento sindical, teniendo fuertes lazos e interdependencias entre ellos.

Su característica común era la aceptación de la política dominante, por supuesto, con el fin de obtener ganancias a nivel personal o partidista. También característica común es la guerra contra cualquier fuerza que lucha contra esta miserable situación desde una posición de clase. Se trata de una situación que llevó al movimiento sindical, con una precisión matemática, a la degeneración, a la corrupción y a la disolución.

Aquí está la razón fundamental por la que se encontró el movimiento sindical desarmado frente al ataque del capital y sobre todo frente a la crisis económica capitalista, que todos ellos juntos la llamaban la crisis de la deuda y de mala gestión, desorientado de esta manera a los trabajadores.

Las fuerzas que agrupan hoy el PAME han separado su posición del mecanismo de manipulación y de la sumisión del movimiento sindical. Se retiraron de las direcciones de GSEE y de ADEDY, de sus diversos mecanismos. A continuación se formó PAME como un polo con enfoque de clase con la participación de federaciones, centros regionales sindicales, sindicatos y sindicalistas que no aceptaban ni eran sometidos a este mecanismo. Pero permanecieron, sin embargo, en todos los órganos como miembros de la administración y continuaron interviniendo con propuestas, posiciones, crítica y presión.

3.     La fundación del PAME dio nuevas perspectivas para la reconstrucción y revitalización del movimiento sindical. Gracias al PAME, el movimiento sindical ha ganado un fuerte apoyo para la restauración de su carácter como un movimiento de clase. Con el trabajo de vanguardia de las fuerzas del PAME se han realizado pasos positivos en esta reconstrucción. Se han desarrollado luchas y resistencias en fábricas y en sectores con resultados generales y locales. Se impidieron temporalmente o retrasaron las medidas antipopulares y en otros casos se redujeron los ataques del capital y de los gobiernos.

Principalmente se crearon mejores condiciones e infraestructuras para que el movimiento sindical adquiriera una política independiente e integral frente al Estado y la patronal .

La aparición y las intervenciones del PAME, como todos bien lo recordamos, despertó una guerra sucia, no sólo por los gobiernos, sino también de parte de todo el mecanismo de corrupción y de todos los sindicalistas burócratas.

¿Quién fue protagonista de esta guerra con la acusación engañosa de la división? En primer lugar fueron las fuerzas de la Aftonomi Paremvasi, que se inclina hacia SYRIZA, y junto con ellos sus satélites que forman parte de la ANTARSYA. Han convocado la guerra, porque se reveló su papel y sus responsabilidades en el crecimiento gigantesco del sindicalismo gubernamental y patronal. ¿Quién llevo a la desmasificación? ¿Quiénes son los responsables por la corrupción de la calidad del sindicalista? Detrás de los lemas sobre la unidad y todos juntos, intentaron de ocultar sus escándalos y asegurar una excusa para seguir sus intercambios con el PASKE, DAKE y la patronal. Antes de la crisis todas estas fuerzas aprobaron las formas flexibles del trabajo, las privatizaciones, acusando al PAME de llamar a la gente a manifestaciones sin tener ningún motivo serio, y ahora están fingiendo ser los denunciantes.

El presente muestra que el sindicalismo patronal gubernamental es una Hidra de Lerna que está siendo producida, reproducida y cambia constantemente como un camaleón. Está siendo producida y reproducida porque es la mano principal de la patronal para que la clase obrera y su movimiento se mantenga sometido, subyugado con el fin de la conservación de los privilegios y del dominio de la burguesía. A veces, bajo la justificación de la integración en el UE y en UEM, y a veces en apoyo de la competitividad. A veces para que no quebrásemos, y a veces para que todos juntos salgamos de la crisis.

La experiencia ha demostrado que la guerra por el aislamiento o destrucción de este mecanismo es difícil, pero es obligatoria para que la clase obrera y su movimiento llegue a su reconstrucción.

4. Hoy esta guerra entra en un nueva etapa. Frente la exposición de la corrupción y el hedor que levanta todo esta red, se intenta su reconstrucción, su transformación en un nuevo sindicalismo gubernamental patronal.

Copiando el lema y el objetivo del PAME sobre la reconstrucción del movimiento sindical, los protagonistas de la guerra contra al PAME, por ejemplo, las fuerzas de SYRIZA en el movimiento sindical, de repente descubrieron la quiebra de los dirigentes sindicales de los empleadores e intentan jugar el papel principal en la supuesta reconstrucción del movimiento sindical.

Los comensales (socios) de PASKE y de DAKE frente a la quiebra de estas fuerzas, pensaban que encontraron la oportunidad para dirigir el movimiento sindical para limpiar sus pecados. Tratan, hoy en día, junto con estas fuerzas de PASKE y de DAKE, con quienes nunca han cortado su cooperación, de establecer un nuevo mecanismo de manipulación.

Su objetivo no es el mejoramiento del movimiento sindical. No tienen esta política. No quieren liberar al movimiento sindical de la lápida del movimiento gubernamental y patronal. El punto principal de su acción fue y sigue siendo la guerra contra el PAME.

¿Qué es esto que les lleva a la adopción de la necesidad de la reconstrucción y qué contenido tiene este objetivo? Lo nuevo es la posibilidad de la reivindicación del poder gubernamental. Quieren que el movimiento sindical aplauda su política, apoye los nuevos califas que desean reemplazar por los viejos. Frente a la contingencia del poder gubernamental y a la caída de los socialdemócratas (PASOK) en diversos lugares, quieren subyugar el movimiento sindical y sus luchas con este objetivo. En esta dirección lo más corrupto, oportunista, increíble elemento del antiguo mecanismo, se agrupa.

Son, además, útiles porque están adecuados en maquinación, subversión, en consenso, en oportunismo, diálogo social, en la lógica del ¨mal menor¨, algo que la gente ha pagado muy caro.

Se revelaron por el contenido que quieren dar a la reconstrucción y así como por los métodos que utilizan. ¿Qué quieren exactamente? Quieren gobernar el movimiento y subyugarlo al objetivo político. Que se vaya el gobierno de Samaras, del centroderecha y en su lugar que tengamos un gobierno con dirigente SYRIZA para seguir la misma estrategia dentro de la UE y el mismo camino del desarrollo capitalista. Desde este punto de vista ponen como exigencias y lemas principales: ¨huelga general¨, ¨que se vaya el gobierno¨. Piden cambios en la correlación de fuerzas del movimiento sindical y en esta dirección no dudan en colaborar con aquel que ha aprendido de vivir a la chita callando. En este camino están juntos sus satélites, ANTARSYA.

No tienen ni quieren cambio político, tampoco de orientación de la lucha. No tienen una línea de lucha de clases. No quieren conflictos con los empresarios capitalistas y la UE. No quieren un movimiento sindical masivo, organizado frente a los empresarios y al Estado. Quieren un movimiento sindical de las plazas, subyugado en sus planes por una alternancia gubernamental y para mañana un movimiento de apoyo a la misma política antilaboral.

Además son entusiastas de gobiernos correspondientes. Hace años, fueron entusiastas del centro - izquierda de Francia, de Italia y más recientemente de los gobiernos de Brasil, de Argentina y admiradores de la plaza de Tachrir. Son responsables de los intentos de romper la huelga, y de las huelgas sin huelguistas. Miran con malos ojos la organización de los trabajadores frente a los patrones, en los lugares del trabajo, en las fábricas.

La gran patronal no está preocupada. Los utiliza e interviene constantemente en su preparación como un solución alternativa. Aún más, cuentan con un nuevo perfil de sindicalismo gubernamental y patronal, que puede parecer más eficaz en la obstaculización del desarrollo de la lucha de clase que protagoniza el PAME, con sus lemas falsos sobre el sindicalismo no partidista.

Todo lo que cogen en sus manos lo ensucian. Así, intentan manchar también con el lema actual sobre ¨la reconstrucción del movimiento¨, engañando a los pobres despedidos, a los desesperados autónomos, prometiendo el oro y el moro.

5. La lucha por la reconstrucción del movimiento sindical hoy adquiere mayor importancia y debe despertar a cada trabajador honesto y sindicalista, sobre todo frente a los obstáculos que intenta imponer los empresarios y la socialdemocracia actual. Hacemos un llamado a cada sindicalista, sindicato y trabajador a reflexionar. Poner criterios y pensamientos en su acción. No se puede tener en el movimiento los mismos objetivos que los empresarios y las multinacionales. Hoy día, contra el memorándum aparece una amplia gama, desde capitalistas hasta los fascistas. Nuestros objetivos no pueden ser los mismos. Para nosotros los objetivos están determinados exclusivamente por las necesidades de la familia popular- laboral. Esto significa trabajo pleno y fijo para todos, salarios y pensiones dignas, prestaciones de atención médica y de educación gratuita.

Que suene ahora el Alerta de lucha en cada agrupación, en sector por sector, en sindicato por sindicato, en fábrica por fábrica, para que no se ponga el cerco a las fuerzas laborales honestas, para que no caigan en la trampa del nuevo mecanismo patronal y gubernamental.

Que avance el progreso de la reconstrucción con sindicatos que funcionan democráticamente y su poder va desde la participación de los trabajadores a la planificación de su acción.

El contenido principal y fundamental de la reconstrucción es y será el cambio de la correlación de fuerzas entre los que luchan por la salida de la crisis a favor de los trabajadores, contra aquellos que actúan a favor del capital. A favor de los dos, para los trabajadores y del capital, no se puede. Por las fuerzas que luchan por la abolición y el derrocamiento de la política antipopular y de las leyes antilabolares y no por la continuación de la misma política pero con otro gobierno. Por las fuerzas que luchan por el derrocamiento de los monopolios y de la UE y no por el establecimiento de su poder, de su explotación. Por la satisfacción de las necesidades laborales y populares actuales y no por la gestión de la pobreza. Por el fortalecimiento de la solidaridad internacional.

La verdadera cuestión es :

¿Qué movimiento necesitamos? ¿Necesitamos un movimiento organizado, con orientación de clase o un movimiento de vueltas en la plaza? ¿Un movimiento que está lejos de los sindicatos, con los trabajadores desorganizados en los lugares del trabajo, que están solos frente al empresario o necesitamos un movimiento con el trabajador organizado en su Sindicato, en su lugar del trabajo y junto con su sindicato en las calles y en las plazas? ¿Un movimiento emancipado y hostil contra quienes? ¿Necesitamos al PAME, que es el pilar y la perspectiva del movimiento, o un movimiento emancipado por los capitalistas, sus partidos, sus organismos imperialistas?

¿Un movimiento politizado con objetivo de cambiar un gobierno de derecha por otro supuestamente de izquierda, por cambios en la manera de gestión, siempre con el objetivo de la competitividad y la ganancia de las empresas, o un movimiento politizado y colocado contra la planificación de la economía por los capitalistas y su Estado, colocado totalmente contra a los partidos burgueses y las organizaciones imperialistas en su conjunto?

¿Revitalización y reconstrucción del movimiento sindical basada en qué fuerzas? ¿En estas que resistieron y siguen resistiendo, como las fuerzas del PAME, o en las que han apoyado y apoyan las reformas reaccionarias de los gobiernos y de la Unión Europea (que es una alianza de lobos) que apoyan la CONFEDERACIÓN DE SINDICATOS EUROPEOS, la que es aliada de los monopolios, como las fuerzas de PASKE, de DAKE, de la Aftonomi Paremvasi y de sus partes que se destacan de ellas pero apoyan la misma estrategia?

¿En última instancia, masas, grandes maneras de lucha, huelgas con duración, yuxtaposición, unión de acción, etc, qué demandas, qué objetivos, qué perspectiva? ¿Para el cambio del administrador en el parlamento nacional dejando intacta la propiedad capitalista y sus privilegios, eterno explotador y usurpador de la riqueza que producen los trabajadores, o lucha por otro camino del desarrollo con el pueblo dueño de la riqueza que produce?

El poder de los monopolios ahora puede parecer más fuerte, pero no es más fuerte que un pueblo decidido, no es permanente.

Podemos a través de nuestras luchas, fortaleciendo la resistencia, la desobediencia a sus decisiones, agudizar los chirridos de su sistema, dificultar sus decisiones, aplazar su ataque, ganar tiempo y terreno.

Condición para todo lo anterior es fortalecer las luchas de clase, la organización de los trabajadores en todos los sectores, lugares del trabajo, la emancipación de los trabajadores y las trabajadoras de la influencia y las posiciones de los patrones, para luchar contra todos los que quieren ponerlos al lado, es decir que otros se preocupen por ellos, desde los partidos del sistema hasta las direcciones sindicales vendidas.

Los trabajadores tienen solamente un camino: avanzar sin miedo en la organización sistemática y en la desobediencia organizada que cuestionará no solamente el gobierno sino también la misma matriz que genera los memorandos y hace infierno de la vida del pueblo... el poder de los monopolios. Esta es la única perspectiva esperanzadora y requiere que el pueblo juegue el papel principal en el nivel de la economía y de la política para que se haga dueño de la riqueza que produce y de propia vida.

Septiembre de 2013

Llamamiento del Secretariado Ejecutivo del PAME