Compartir

“¿Quiénes fueron las mujeres que participaron en la Gran Revolución de Octubre? ¿Fueron casos aislados? No; hubo multitudes de ellas: decenas, centenas de miles de heroínas anónimas que marcharon –codo a codo– con los obreros y campesinos, bajo la Bandera Roja y la consigna de los Soviets, pasando sobre las ruinas de la teocracia zarista hacia un nuevo futuro… Si uno mira hacia atrás, al pasado, uno puede verlas: masas de heroínas anónimas que Octubre encontró viviendo en ciudades desfallecientes, en aldeas empobrecidas saqueadas por la guerra… Una bufanda en la cabeza (raras veces una pañoleta roja), un vestido gastado, un abrigo de invierno remendado. Jóvenes y adultas, obreras y campesinas esposas de soldados y amas de casa pobres de la ciudad.

Alejandra Kollontai (1927)

Es imprescindible que las mujeres de la clase obrera hoy, en 2017, cuando se cumplen 100 años de la Revolución de Octubre conozcamos qué papel jugaron las mujeres en el triunfo de la Revolución y qué significó este proceso en la vida de millones de mujeres desde 1917 hasta nuestros días.

Jamás la “Historia” ha mentido, tergiversado y ocultado un periodo, tanto, como la Revolución de Octubre y su proyecto emancipador de los hombre y mujeres de la clase obrera, por eso es tarea de los comunistas y las comunistas contar la intrahistoria de los millones y hombres y mujeres que participaron en ella y de los grandes logros que se llevaron a cabo.

Entre 1897 y 1914 había más de 20 millones de mujeres asalariadas en el Imperio Ruso, de las cuales 4 millones eran obreras industriales, sobre todo, de la industria textil, esta cifra aumentó a 7,5 millones en 1917.

A partir de la llamada Revolución de Febrero en 1917 las mujeres comienzan a organizarse y a participar activamente en el derrocamiento del régimen del zar Nicolás II.

En el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo de 1917, las trabajadoras, principalmente del sector textil y pero también de otros sectores fueron a la huelga, gracias a estas movilizaciones las fábricas empezaron a fijar salarios mínimos para las mujeres, aunque aún los salarios de los hombres seguían siendo superiores; el 18 de marzo, una reunión de obreras de cuatro grandes fábricas resuelve llamar a sus hermanas a unirse en la lucha por sus derechos, junto a los trabajadores; a principios de abril, 40.000 mujeres se movilizan en Petrogrado, exigiendo la aprobación del derecho al voto ; en mayo, 40.000 lavanderas protagonizan la primera gran huelga contra el gobierno provisional, reclaman aumento de salarios, una jornada de 8 horas de trabajo y mejores condiciones laborales.

Aleksandra Kollontai, Eugenia Bosh e Inessa Armand y otras muchas dirigentes bolcheviques dieron, en esos meses, discursos ante trabajadores, trabajadoras y soldados, escribieron artículos, organizaron reuniones y colaboraron con la organización de la revolución.

Las conquistas que lograron las mujeres tras el triunfo de la revolución no se habían logrado en ningún país capitalista. Ya en 1917 se alcanzó el derecho al voto; en 1919 las militantes femeninas del partido crearon el Zhenotdel, compuesto por trabajadoras, campesinas y amas de casa, para realizar un trabajo especial entre las mujeres; en 1920 se legalizó el aborto mediante un decreto que denunciaba la legislación penalizadora de los otros países; se conquistó la sanidad pública y universal, la educación pública y gratuita obligatoria y colectivista; las guarderías gratuitas, partos sin dolor, etc.

La emancipación de las mujeres, la liberación sexual y la transformación de las relaciones personales y el derrocamiento del patriarcado eran parte de la construcción del socialismo.

Cien años después este acumulado histórico tiene que seguir siendo un ejemplo para la lucha de las trabajadoras del todo el mundo, no podemos olvidar la historia, si no que tenemos que continuarla, en un momento, en el que todas estas conquistas se están perdiendo, el capitalismo en crisis estructural arrebata a la clase obrera cualquier tipo de derecho, nos esclaviza y se impone, tomemos el relevo de estas mujeres que lucharon en situaciones tan adversas y construyamos el camino al socialismo en el aquí y ahora, en nuestros barrios, centros de trabajo, sindicatos.

Secretaría Feminista