Compartir

El pasado mes de enero decidimos poner en marcha en Mallorca un proyecto de solidaridad internacionalista con la región del Donbass, donde la guerra iniciada en 2014 con el legítimo levantamiento de la población contra el golpe de estado patrocinado por la UE y la OTAN se encuentra en una situación de estancamiento. Ucrania, derrotada y desprovista de los medios necesarios e inmersa en una profunda crisis solo puede mantener a duras penas una guerra de posiciones, bombardea criminalmente a diario a la población civil de las repúblicas populares. Los medios occidentales hace tiempo que perdieron el interés en esta guerra, principalmente porque no interesa visibilizar el estrepitoso fracaso de la OTAN y la UE. Se puede decir por tanto que nuestra iniciativa no ha nacido en el mejor momento, si comparamos el momento actual con 2014 y 2015 cuando surgieron bastantes movimientos de apoyo y el conflicto salía en los noticiarios a diario. Actualmente el movimiento de solidaridad con Donbass se encuentra algo estancado y muchas personas se sorprenden cuando les decimos que la guerra nunca acabó y que los bombardeos son diarios en las poblaciones cercanas al frente. Precisamente por esos motivos y por encontrarnos ahora y no antes en disposición de hacerlo, decidimos pasar a la acción.

En “Mallorca amb el Donbass”, como hemos llamado a este equipo de trabajo, que no asociación ni nada parecido, trabajamos los miembros de la célula de Mallorca junto a personas de total confianza política. Nos centramos en la recogida de medicamentos y en la divulgación de la situación que se vive en Donetsk y Lugansk. Con ese objeto divulgativo hemos expuesto en Palma una interesante muestra fotográfica que nos ha cedido la asociación rusa de solidaridad con Donbass, Blagoe Delo, de Madrid. Con esta asociación existe una estrecha colaboración y animamos a todos los camaradas a ofrecerles su apoyo.

Estas breves líneas no permiten recoger todo lo que se debería decir sobre esta guerra de más de tres años y las distintas fases por las que ha pasado, sin embargo creemos imprescindible contestar a la siguiente cuestión dada su importancia. ¿Debemos tomar partido los comunistas en este conflicto? ¿o se trata como la han caracterizado algunos de una guerra interimperialista en la que no se debe apoyar a ninguna de las partes? Nosotros lo tenemos muy claro e intentaremos puntualizar uno de los motivos aunque sea de forma resumida.

Creemos que quienes consideran correcta la segunda opción muestran un total desconocimiento del origen y desarrollo del conflicto y aún más de la realidad política de Rusia y del papel que viene jugando. Influenciados por la propaganda occidentalista creen en mayor o menor medida la versión de la propaganda ucraniana que fantasea sobre una supuesta “invasión rusa”, algo muy propio de los ultranacionalistas bálticos , polacos y ucranianos, los mismos que acogieron a la Wehrmacht con los brazos abiertos en 1941. La realidad es muy distinta, Rusia ayuda a las repúblicas populares de Lugansk y Donetsk con ayuda humanitaria, medios militares, asesores, inteligencia y medios de comunicación e interferencia electrónica pero todo ello de modo muy calculado a fin de sostener la situación pero sin excederse lo más mínimo. Lo deseable para muchos quienes apoyamos al pueblo ruso del este de Ucrania había sido una implicación mayor que habría permitido cuando menos liberar territorios de las repúblicas que ahora se encuentran bajo ocupación. Tampoco conviene olvidar las enormes presiones internas a las que ha tenido que hacer frente el gobierno ruso, ya que los sectores más liberales exigían dejar abandonado al Donbass para preservar sus buenas relaciones con las oligarquías occidentales y evitar las sanciones económicas.

El movimiento popular y antifascista en Donbass, con sus milicias y comandantes surgidos de las minas y fábricas, sus miles de reservistas y voluntarios merecen toda la solidaridad de sus hermanos de clase. Ya muchos comunistas de distintos países han mostrado el modo correcto de enfrentar esta injerencia golpista, ya sea en primera línea o en la retaguardia de este frente contra la criminal agresión fascista patrocinada por la OTAN.

Animamos a todos los camaradas a trabajar en apoyo del pueblo de Donbass y a crear equipos de apoyo en su ámbito territorial.

Zastava