Compartir

Las conversaciones siguen, a paso lento y con avances limitados. Diversos puntos fundamentales impiden el avance en este ciclo de conversaciones; por un lado la propuesta gubernamental de someter los hipotéticos acuerdos a referendo, intentando escamotear la creación de una constituyente con la participación de la insurgencia y del movimiento popular colombianos.

Por otro lado, la imposición de un marco jurídico para la paz ha sido frontalmente rechazada por la insurgencia, quien reclama que este marco debe contar con la participación popular y con la existencia de una comisión para la verdad, en la que no se oculten los crímenes del estado contra el pueblo colombiano. En estas semanas también ha sido noticia que el ELN abre conversaciones de paz con el gobierno, auspiciadas por Uruguay. No podemos cerrar la nota sin recordar la siembra hace tres años del camarada Comandante Carlos Briceño, caído en combate en la montañas de Colombia.