Compartir

Lo más importante, es que todas somos necesarias, todas tenemos un papel que jugar. ¿Cómo? ¿Dónde? ¿De qué manera? Tiene que surgir de un espacio de articulación, de construcción colectiva, de unidad en la diversidad.

Fanny Edelman (1911-2011)

La Historia de las mujeres ha sido silenciada y ocultada en Europa y en todos los continentes, por tanto, tampoco la historiografía venezolana queda excluida de esta realidad. El discurso dominante y los libros de texto han ensalzado las biografías y las heroicas acciones de grandes políticos o militares, presidentes, libertadores, etc.; sin embargo, las mujeres, salvo en casos muy excepcionales, no existieron, no contaron para la Historia.

Ha sido en los últimos 18 años cuando se han dado los pasos más importantes en favor de las mujeres. La Constitución de la República Bolivariana supuso una importante mejora en las conquistas de los derechos de la mujer, la agenda pública dedica más tiempo a los temas relativos a la igualdad de género y la política se ha feminizado, sin que se pueda decir que la mayor presencia de las mujeres en diferentes espacios (la incorporación a la educación, a la defensa política del proceso bolivariano, al trabajo social, al desarrollo de leyes específicas) haya acabado con la desigualdad por razón de género. Los logros alcanzados en este periodo motivan a las mujeres venezolanas a seguir luchando, el feminismo seguirá vigente porque la lucha por la igualdad de género persiste y continuará mientras se mantengan estructuras capitalistas y patriarcales. Las mujeres venezolanas continuarán la lucha por conquistar plenos derechos políticos, sociales, económicos y sexuales-reproductivos, porque a pesar de los considerables avances, a pesar de que constitucionalmente las mujeres han sido visibilizadas y exista la Ley de Igualdad de Oportunidades para la Mujer y la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, no se ha conseguido aún la igualdad plena.

Fue en 1931 cuando nace el Partido Comunista de Venezuela para luchar contra toda explotación y opresión y por la liberación de todo ser humano. Las mujeres del PCV, junto a sus camaradas varones, desde la creación del Partido, lucharon por los intereses generales de la nación y por sus propios intereses vinculando las reivindicaciones de género a la lucha por el socialismo.

Impulsado por el Partido Comunista nace el Movimiento de Mujeres Clara Zetkin con una línea de trabajo, claramente orientada a las mujeres trabajadoras, un movimiento que profundiza en la acción formadora e investigadora de temas inherentes a las mujeres impartiendo seminarios, talleres y cursos de formación política e ideológica.

Existen en Venezuela más de 300 organizaciones de mujeres, el objetivo del PCV es lograr la unidad de organizaciones y movimientos de mujeres revolucionarias que asuman un programa mínimo que haga posible confluir en un gran Bloque Popular Revolucionario, que permita consolidar y profundizar los cambios imprescindibles hacia la derrota de la hegemonía capitalista, en la perspectiva de la construcción del socialismo.

El Movimiento de Mujeres Clara Zetkin (MMCZ), organización política de masas que integra a las mujeres del PCV, está afiliado a la Federación Democrática Internacional de Mujeres y trabaja para reconquistar posiciones que den fortalecimiento al contenido para el que fue fundada la FDIM.

Hoy, el trabajo fundamental de las mujeres del PCV se centra en elevar la conciencia de clase y movilizar a las mujeres y al conjunto del pueblo trabajador contra las agresiones imperialistas y contra los sectores entreguistas de algunos grupos del Gobierno que pretenden acabar con las conquistas sociales.

Mientras sigan en pie el capitalismo y el patriarcado, la lucha de las mujeres trabajadoras tendrá significado, la lucha feminista tendrá razón de ser porque es una herramienta imprescindible para la construcción del socialismo.

Blanca Rivas