Compartir

Las guerras, los conflictos bélicos son vitales para el imperialismo, con el objetivo de apropiarse de los recursos naturales del mundo, de dominar las tecnologías para aumentar los beneficios, de manipular los canales informativos para estigmatizar y perseguir. En esta circunstancia, dueño de un poder militar de alcance global son millones los prisioneros que son encarcelados sin causa concreta.

El imperialismo tiene el derecho nacional e internacional de apresar, detener, encarcelar o matar a cualquier persona en cualquier parte del mundo.

El imperialismo siempre ha tenido una resistencia política a su barbarie. Muchos prisioneros son encarcelados porque representan un peligro político al desarrollo imperialista, independientemente de la cárcel donde sean retenidos, son considerados presos políticos del Imperialismo.

Una de las resoluciones de nuestro X Congreso fue denunciando el encarcelamiento de dirigentes, líderes políticos, sindicales o sociales, que en defensa de sus pueblos se han enfrentado de alguna forma al Imperialismo y sufren prisión por ello.

El trabajo hasta ahora y la experiencia de las luchas por la libertad de los presos del Imperialismo nos conducen a la necesidad de la unidad.

Para enfrentar a un imperialismo cada día más peligroso, la unidad será un elemento de prioridad. En este caso la expresión unitaria será la defensa de todos los presos políticos del imperialismo.

El reconocimiento de los pueblos a los presos los sitúan en las batallas que los pueblos libran constantemente en la calle, ellos mismos encadenan su libertad a la de los otros presos, ejemplo de esa actitud de lucha unitaria la hemos visto a través de Oscar López Rivera ( puertorriqueño, defensor de la soberanía de Puerto Rico) o de René, Ramón, Antonio, Fernando y Gerardo, los CINCO héroes cubanos (encarcelados por luchar contra el terrorismo ), liberados en la actualidad, pero que todavía en prisión han unido la batalla por su libertad a la de Ana Belén Montes.

Es primordial avanzar en la constitución de un Comité Internacional Por La Libertad de Los Presos Políticos del Imperialismo, con una lista internacional como referente de lucha y un censo actualizado en el tiempo de personas presas políticas.

Nuestros primeros pasos deben asegurar unas condiciones mínimas de garantía humana:

Los presos políticos tienen derecho a la comunicación periódica con sus familiares, a la información, a la asistencia jurídica, son retenidos en celdas con espacio suficiente para la vida y salen a los patios para evitar su aislamiento, acceso a materiales de formación.

-Ana Belén Montes, analista de inteligencia de los EEUU, facilita información al gobierno de Cuba de los intentos por parte del gobierno estadounidense para destruir la revolución cubana, detenida el 21 de Septiembre de 2001. Incomunicada permanentemente, no la permiten recibir visitas, ni leer , ni escuchar radio.

-Simón Trinidad, superviviente de la Unión Patriótica, comandante de las FARC-EP, secuestrado y encarcelado por el imperialismo en el año 2004, permanece en aislamiento, en una celda donde la falta de luz y de aire hace que la piel se descascare, esposado y con un dispositivo atado a su pierna para que no se suicide.

-Ahmed Saad, Secretario General del Frente Popular para la Liberación de Palestina, encarcelado por el gobierno de Israel en el año 2002, incomunicado, es trasladado de una prisión a otra, apenas le da la luz, es torturado, su salud está deteriorada a consecuencia de las duras condiciones de prisión a que está sometido por el gobierno sionista.

El ejemplo de fortaleza de los presos políticos del imperialismo constituye la guía urgente para organizar la solidaridad internacionalista.

Comisión Antiimperialista