Compartir

 

Con un jurado presidido por el realizador argentino Tristán Bauer, y del que formaba parte el cineasta español Benito Zambrano (“La voz dormida”, 2011), la película “Desierto”, del joven director mejicano Jonás Cuarón, se ha alzado con el Premio Coral al mejor largometraje del XXXVIII Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano celebrado en La Habana entre los días 8 y 18 del pasado mes de diciembre. Un thriller trepidante sobre la odisea en el inhóspito desierto que separa Méjico de Estados Unidos de unos trabajadores indocumentados en busca de una vida mejor. En esta ocasión la muestra cinematográfica en competición la componían 18 largometrajes de gran calidad y de nacionalidades tan diversas como las de Méjico, Cuba, Brasil, Colombia, Estados Unidos, Venezuela, Canadá, República Dominicana, Argentina, Bolivia, Puerto Rico y Chile.

 

El Premio Especial del Jurado fue para la película cubana “Últimos días en La Habana”, del cubano Fernando Pérez Valdés. Un filme que aborda el drama que viven algunos cubanos obsesionados con irse a Nueva York. En el apartado de Dirección, el Premio Coral a la mejor dirección cinematográfica fue para el cineasta colombiano Víctor Gaviria por su película “La mujer del animal”, una historia sobre la dignidad de la mujer en las favelas de Bogotá. El Coral a la mejor Dirección Artística fue a las manos de Estefanía Larraín, por el filme “Neruda”, del director chileno Pablo Larraín (“El club”, 2015), una película que recoge el momento en el que el gran poeta chileno, viviendo en clandestinidad y mientras escribía el Canto General, fue perseguido sin tregua por su militancia comunista.

 

Los Premios Coral a las mejores interpretaciones fueron para la brasileña Sônia Braga por su magnífica actuación en “Aquarius”, de Kleber Mendonça, y para el cubano Luís Alberto García, por su no menos interesante prestación en “Ya no es antes”, de Lester Hamlet, recibiendo esta última cinta, además, el Coral del público. “Aquarius” es una reflexión sobre la necesaria resistencia ante el abuso de poder, y la película de Lester cuenta el reencuentro en Cuba de una pareja de novios, separados 40 años por la emigración.

 

Público apasionado

 

De las Óperas Primas, el Jurado presidido por el documentalista inglés Michael Chanan consideró la mejor “El invierno”, del argentino Emiliano Torres, una meditación sobre la soledad y el poder, e hizo entrega del Premio Especial del Jurado a “Rara”, de la chilena Pepa San Martín, una visión adolescente del mundo de los adultos. El mejor guión fue para “El ciudadano ilustre”, de los directores argentinos Cohn-Duprat, una comedia inteligente y feroz sobre la vuelta, tras muchos años de ausencia, de un escritor, Premio Nobel de Literatura, a su país natal.

 

Por lo demás, añadir esta declaración del director de cine mejicano Demián Bichir, y miembro del jurado del Festival: “Me lo habían dicho, pero nunca lo había experimentado. La pasión del público cubano es increíble. Así da gusto. La cinematografía latinoamericana goza de buena salud”.

Rosebud