Compartir

Los días 10 y 11 de noviembre se celebró en Atenas este seminario internacional dedicado exclusivamente a la “especialización del trabajo de los Partidos Comunistas entre las mujeres trabajadoras”. En dicho encuentro participamos veinte organizaciones comunistas y obreras:, PC de Venezuela, Unión de Comunistas de Bulgaria, Partido de los Comunistas Búlgaros, PC Brasileño, ΚΚΕ, PC de India (M), Partido de los Trabajadores de Irlanda, PCPE, PC de Italia, Movimiento Socialista de Kazajistán, Partido Socialista de los Trabajadores de Croacia, Partido Socialista de Letonia, PC de México, PC de Sudáfrica, Partido de los Trabajadores Húngaros, PC de los Trabajadores de Rusia, Nuevo Partido Comunista de Yugoslavia, PC de Suecia, PC de Turquía y además, contamos con la intervención de una camarada del KKE que vive actualmente en Alemania y que nos habló de la situación de las mujeres inmigrantes en este país.

El encuentro fue inaugurado por el diputado europarlamentario del KKE, Sotiris Zarianopoulos, y el discurso introductorio lo llevó a cabo Eleni Mpellou, integrante del Buró Político del CC del KKE.

Todos los Partidos participantes coincidimos en saludar la iniciativa del KKE, y en la necesidad de crear una línea de acción conjunta en el trabajo específico con las mujeres trabajadoras de los Partidos Comunistas dentro del Movimiento Comunista Internacional.

En el turno de intervenciones cada Partido expuso cuál es la situación de las mujeres en la realidad de su país, y el trabajo específico que se lleva a cabo por la emancipación de la mujer trabajadora en las condiciones actuales de agudización de la ofensiva de los Gobiernos burgueses.

Los países de la antigua Unión Soviética han visto cómo se ha producido una pérdida de derechos en general y de las mujeres en particular. Por poner algunos ejemplos: en Kazajistán, la edad de jubilación ha pasado de los 55 a los 63 años; en Letonia las trabajadoras no especializadas cobran el salario mínimo de 330 euros, el más bajo de Europa; y en la antigua Yugoslavia la situación de la mujer ha empeorado volviendo a situaciones anteriores a la I Guerra Mundial, y el ataque contra las mujeres es constante, el presidente de Serbia, llegó a decir que las mujeres se quedaban embarazadas para no trabajar.

Las camaradas de India y Sudáfrica ponían de relieve la difícil situación de las mujeres en esos países y hablaban de la triple opresión que sufren, pues, además de la explotación de clase, sufren la opresión de género y la opresión de raza en el caso de Sudáfrica, y de casta en el de la India.

La camarada del Partido Comunista de México exponía que, en las últimas 3 décadas, han sido asesinadas 40.000 mujeres trabajadoras en ese país.

La camarada del KKE, inmigrante en Alemania, ponía de relieve la crudeza de los minijobs en ese país y el irónico argumento de la patronal, que los vende como una manera de adaptar el trabajo a las mujeres, estos son los argumentos para explotar a las mujeres, en la mayoría de los casos inmigrantes (compatriotas griegas en muchos casos).

Este seminario ha sido útil y necesario, la experiencia compartida nos ayudará a abrir un camino.

Hemos sido conscientes de la importancia de que los Partidos Comunistas implementen su propio discurso, que se aleje de las posiciones socialdemócratas y reformistas, y que realmente haga que las mujeres trabajadoras se identifique con él, solo así conseguiremos sumarlas a nuestras filas.

Según la composición de cada sociedad hemos de encontrar formas de abordar una cierta organización de las mujeres, que tendrá el elemento de las exigencias que dependen de cada país, y eso solo es posible interviniendo en un movimiento masivo para contribuir a elevar la conciencia. Tenemos que abrir un camino como Partidos en las organizaciones femeninas y el movimiento obrero y sindical. No podemos esperar al derrocamiento del sistema para luchar por la igualdad de las mujeres.

Secretaría Feminista