Compartir

Hoy, 15 de octubre de 2016, a las 14:30 se convocó y nos reunimos en la asamblea de trabajadores del Complejo Hospitalario Universitario de Canarias, en Tenerife. En dicha asamblea se decidió prácticamente por unanimidad la convocatoria, dentro de 15 o 20 días, de paros parciales de 30 minutos en las franjas horarias de las prolongaciones de jornada que se hacen por imperativo legal

Se pretende:

  • Dar un mensaje claro a la Administración Sanitaria de que no hemos renunciado a nuestra jornada de 35 horas semanales y pretendemos reconquistarla.
  • Denunciar el empeoramiento de las condiciones de trabajo: no cobertura de bajas, días de permiso, dificultades para disponer de los días de permiso, sobrecarga de trabajo, guardias que se hacen sin el personal mínimo requerido...
  • Rechazar que se siga con los planes de recortes que amenazan el futuro del CHUC.
  • Exigir a la Dirección del CHUC que se implique en plantar cara a la Consejería y el Gobierno Canario para que se aprueben unos presupuestos que eviten el desastre o, si no lo hacen, que dimitan por cómplices.

La importancia de esta asamblea es que supone un punto de inflexión en una etapa de enfriamiento de las luchas que se libraron tras los recortes en 2011 y 2012. Supone romper con ese periodo de relativa paz social y comenzar a calentar motores para lo que se avecina. 

La tendencia decreciente de la tasa media de ganancia, acentuada con la enorme crisis de sobreacumulación de capital, coloca a la clase capitalista en grandes dificultades para acometer otro ciclo de reproducción ampliada del capital. La enorme masa de capital constante (inmuebles, maquinaria, instalaciones de todo tipo…) o trabajo muerto, que ha crecido a ritmo vertiginoso por el desarrollo de las fuerzas productivas, debe revalorizarse explotando una porción de trabajo vivo que ha crecido a un ritmo muy inferior y, ahora, incluso decrece. A la clase capitalista solo le queda un camino para remontar temporalmente la tasa media de ganancia, y es explotar más a la clase obrera, prolongar jornadas y reducir salarios directos, diferidos (pensiones, prestaciones…) e indirectos, donde englobamos a la sanidad pública, la educación pública, servicios sociales… Por eso a estas alturas de su desarrollo el envejecido del capitalismo no tiene mejoras que ofrecer a la clase obrera para frenarla en sus justas reivindicaciones, solo puede ofrecerle retrocesos en sus conquistas, solo más explotación, y la clase obrera solo tiene su unidad, su organización y su lucha para impedirlo, lucha que debe disponerse a derribar los marcos de las relaciones capitalistas de producción si quiere lograr avances.

Este salario indirecto del conjunto de la clase obrera que representa la sanidad pública está siendo golpeado con continuos recortes presupuestarios y el desvío de cantidades importantes a la sanidad privada vía conciertos, sanidad privada donde el coste de hospitalización triplica al de un hospital público, de ese modo este salario indirecto retorna a la clase capitalista. Todavía hay muchas compañeras y compañeros que siguen pensando que se trata de mala gestión y se movilizan para exigir una gestión más eficiente, pensando que en los marcos del capitalismo se encontrará solución al problema, pero el desarrollo de la lucha les dará otra perspectiva.

Tito Martín. Militante del P.C.P.C.