Compartir

Forma parte de la cultura obrera que los eventos deportivos reciban el nombre de Espartaquiada en referencia al líder de la III Guerra Servil contra la República de Roma y la esclavitud.

El Centro Social Acontracorriente  viene realizando las llamadas Espartaquiadas 10 años, con el lema EN FORMA PARA LA LUCHA.

Alrededor de cien participantes de todas las edades, pero de una sola clase social, LA OBRERA, limpian colectivamente el espacio a utilizar y el basurero, que rodea las Lagunas de Rabassa, se convierte en zona habilitada para la petanca, balonvolea, tiro con arco, jabalina, palas y una prueba de natación. Tras el deporte, las y los participantes confraternizan en torno a la comida y entrega de diplomas y sombreros milicianos del PCPE para las y los pioneritos.

Las Espartaquiadas consiguen juntar a combatientes anticapitalistas y a participantes de todas las edades, grandes y pequeños disfrutan y se demuestran que es posible convertir un estercolero en un espacio apto para el disfrute popular.

Los objetivos de las Espartaquiadas son:

-Reconocer a aquellas obreras y obreros, llegados a Barcelona en 1936 para participar en las “Olimpiadas Populares”, en contraposición a las Olimpiadas de Berlín, que suponían un reconocimiento de la comunidad internacional (la de los estados capitalistas) al estado fascista alemán, y una concepción del deporte espectáculo y elitista. Esas Espartaquiadas no pudieron ser realizadas. Los terratenientes, la iglesia y el ala más reaccionaria del ejército español dieron el golpe de estado y los atletas obreros y obreras internacionales, no dudaron en incorporarse a la defensa de la II República. Las Espartaquiadas siempre serán un reconocimiento a los que lo dieron todo por la libertad, contra el fascismo y el capitalismo.

  • Denunciar el uso fraudulento de lo que debería ser un espacio natural protegido y cuidado. El Ayuntamiento de Alacant y los oscuros negocios del constructor Ortiz son los culpables del abandono y de la especulación de la que son objeto. Queremos que sea un espacio público que la clase obrera pueda disfrutar. Esta ciudad necesita espacios naturales y no tanto cemento especulativo.
  • Potenciar un uso distinto de nuestro tiempo de ocio, a la vez que confraternizamos con distintas compañeras y compañeros de lucha.

Con estos objetivos y con estas compañías, desde el PCPE, esperamos el anuncio del 81 aniversario de las que deberían haber sido la OLIMPIADA POPULAR DE BARCELONA, en el año del centenario de la Gloriosa Revolución de Octubre.