Compartir

El Reino de España gastará este 2016 mil millones de Euros extra, que no fueron presupuestados y que deberán cubrirse con créditos extraordinarios.

El capitalismo español, incapaz de remontar la crisis, se resiste a perder posiciones dentro de la cadena imperialista europea y, mientras, la clase obrera ve como las partidas en salud, educación y servicios sociales se recortan año tras año; el ministro Morenés tira de crédito para pagar las cuentas del cazabombardero Eurofighter, el avión de transporte Airbus A400M, el blindado Pizarro, el helicóptero Tigre, el helicóptero NH-90 y el avión EC-135.

Juguetitos muy caros, destinados solo a la perpetuación de las guerras de saqueo y rapiña, y a la preparación ante la cada vez más probable confrontación interimperialista.

La guerra es un negocio muy lucrativo, y el complejo militar-industrial europeo intenta imitar a su homólogo estadounidense, y busca reflotar la economía mediante el trasvase de ingentes caudales públicos al sector privado, priorizando suculentos contratos y proyectos militares.

Es una obscenidad destinar 1.000 millones de euros a comprar máquinas de muerte, mientras nuestros hospitales se abandonan, nuestras escuelas se degradan, y se dice que no hay dinero para el gasto social, ni para los comedores infantiles, ni para investigación o, dicho coloquialmente, no hay dinero para nada, menos para la guerra.

Los y las comunistas estamos comprometidos en la lucha contra las guerras imperialistes, y por la paz y la amistad entre los pueblos. Este compromiso implica la denuncia de las políticas militaristas que el gobierno burgués impulsa.

Nuestra decisión de luchar por la paz y contra las guerras imperialistas es firme, ni un euro a la guerra. Todo para la clase obrera.

Ferrán Nieto