Compartir

La multinacional del transportes de mercancías, valiéndose de las reformas laborales, procedió a dar ejemplo a su plantilla, despidiendo a Antonio Miralles, delegado de TNT en Alicante, y miembro del Comité Intercentros, además de ser el responsable del sector de carretera de CC.OO. en Alicante y en consecuencia estar en la mesa de negociación del Convenio Colectivo. 

Fue un golpe de efecto, por motivos organizativos, el puesto de Antonio, y sólo el de Antonio desaparecía. La empresa decía que no lo podía recolocar, a pesar de ser puestos tipo. Querían dejar claro que la Reforma Laboral está hecha para acallar la voz de los trabajadores. 

Pero a pesar de ser por motivos organizativos y corresponderle sólo 20 días por año trabajado, a Antonio le ofrecieron mucho más. Pero Antonio dijo que quería su puesto. “Si no hay motivos para despedirme, yo quiero seguir defendiendo las condiciones laborales de mis compañeros de sector”.

Antonio, mientras ha durado su despido, ha seguido ejerciendo actividad sindical, visitando empresas, hablando con las plantillas, discutiendo la necesidad de evitar un ERE, y por supuesto no ha dejado de ir a las mesas de negociación del Convenio. 

El jueves 15 de septiembre fue un buen día. La superstición cambio de bando. Ese día, la empresa asumió la readmisión de ANTONIO en su puesto de trabajo y le pago los salarios dejados de percibir por el despido injusto. Antonio entrará en la TNT Torrellano en unos días, después de disfrutar, ahora sí, de sus vacaciones.

Para el PCPE, que ha estado presente en las movilizaciones llevadas a cabo, Antonio es un ejemplo de lucha y dignidad. Su renuncia a una indemnización muy superior a lo establecido por seguir defendiendo a sus compañeros, nos muestran que con las cosas claras no hay reforma que no podamos tumbar.