La empresa de supermercados CONSUM ha despedido recientemente a una de sus empleadas.

Desde CNT estan luchando por la vulneración de derechos fundamentales de los trabajadores de consum, una compañera con 16 años de antigüedad en la empresa al afiliarse al sindicato ha sido despedida por según ellos robar un paquete de galletas, sea empezado la lucha con piquetes, los cuales van a continuar hasta que consum respete los derechos de los trabajadores.

La falsa propaganda de buen trato a sus trabajadores a los que obliga en algunos casos a ser cooperativistas forzadamente, enseñan que el cooperativismo en el capitalismo, es otra arma de sometimiento contra la clase trabajadora. La necesidad de la unidad obrera, crear Comités para laUnidad Obrera,  para hacer frente a la agresiones de la patronal, la falacia del cooperativismo y la necesidad de la socialización del sector de la distribución alimentaria y la imposibilidad de encontrar salidas favorables a la clase obrera en el capitalismo, nos hace animar a las y los trabajadores del comercio y los grandes almacenes a unirse y promover el sindicalismo de clase, más allá de sindicatos de la patronal amarillos que son parte de un sistema complejo que solo busca mayores cuotas de precariedad y sometimiento.

La patronal en su conjunto maniobra cada día para intentar que los trabajadores y trabajadoras no se organicen en sindicatos, porque saben que quienes están unidos y organizados pueden hacer frente a sus planes de ganar más y más a costa de nuestros derechos sociales y laborales. Así, los medios de comunicación al servicio del capital tratan de convencernos cada día de lo “malvadas” que son nuestras organizaciones sindicales, invitándonos a darles la espalda y no afiliarnos a las mismas; desde luego que nuestros sindicatos tienen que mejorar su labor, ganar en combatividad, aumentar su unidad de acción y saber ganarse a los millones de trabajadores/as que aún no están sindicados, pero lo que pretende la patronal no es mejorar nuestras organizaciones, pretende destruirlas, porque sabe que divididos y desorganizados somos presa fácil. Cuando la persuasión no funciona, cuando hay personas que no se tragan las mentiras de la patronal y sus voceros, muchas empresas no dudan un instante en amenazar, reprimir y despedir a quienes osan organizar sindicatos en sus centros de trabajo.

Por todo ello, hacemos un llamamiento a todas las organizaciones sindicales, a todos los y las sindicalistas y a apoyar a la compañera despedida, empezando por estar a su lado en las concentraciones de protesta que convoca su sindicato en las entradas de los supermercados Consum. No podemos consentir que se despida impunemente a quienes pelean por los derechos de los trabajadores y trabajadoras. Hoy le ha tocado a ella, mañana puede ser cualquier otra persona que no comulgue con las ruedas de molino que nos imponen cada día quienes manejan la política y la economía de este país. Necesitamos muchas más personas sindicalistas honradas y luchadoras si queremos parar los pies a quienes nos explotan.

En un momento en el que el capitalismo arrasa todos los derechos sociales y laborales conquistados durante décadas de lucha, más que nunca tenemos que estar unidos y organizados desde la base, demostrando que la clase obrera no está dispuesta a dejarse pisotear más por quienes se hacen cada día más ricos mientras el pueblo sufre.

¡NO MÁS REPRESIÓN SINDICAL !

¡READMISIÓN INMEDIATA DE LA  COMPAÑERA DE CONSUM!

¡ SOLIDARIDAD, UNIDAD Y LUCHA! ¡SI NOS TOCAN A UNO NOS TOCAN A TODAS!