Compartir

Miguel Ángel Ramírez como ejemplo paradigmático de la fase de acumulación capitalista, inmersa en una crisis estructural, que se manifiesta como el caldo de cultivo que nutre a los más parásitos de entre los parásitos.

Este cacique explotador que absorbe las pequeñas y medianas empresas que se ven abocadas a la quiebra, no solo debido a la crisis actual, sino por conseguir ganar las contratas públicas de seguridad privada, limpieza, etc..., a través de la bajada de condiciones laborales y a base de pagar a los y las trabajadoras muy por debajo del convenio colectivo, además de no pagar las cuotas correspondientes a la seguridad social y lo debido también a Hacienda.

 

Expandiendo, a su vez, sus negocios al resto del estado y a nivel internacional.

La práctica de este cacique, además, consta de contratar trabajadores y trabajadoras emparentadas familiarmente, con el fin de tenerlos siempre bajo la amenaza de despido a quién asuma el deber de rebelarse contra el.

Que ejerce represión sindical despidiendo a secciones completas, a excepción, de la de su sindicato amarillo.

Que tiene a su hermano Héctor Ramírez como “matón” encargado de amedrentar a aquellos trabajadores y trabajadoras con más conciencia, por lo tanto más combativos/as.

También cuenta con la complicidad de las instituciones públicas burguesas. No solo de aquellas que le ayudaron en su ascenso (entiéndase el Partido Popular), sino también de la vieja socialdemocracia del PSOE, y de la nueva socialdemocracia de Podemos, que siguen adjudicándole toda clase de contratas, siendo cómplices y perpetuadores de estas prácticas explotadoras.

Desde el Partido Comunista del Pueblo Canario-PCPE y los CJC expresamos todo el apoyo militante a las y los trabajadores del grupo empresarial RALONS, con los que seguiremos en la lucha conjunta, y que poco a poco se van sumando en mayor grado, así como a todas las organizaciones obreras que conforman la Plataforma Sindical y Popular en Apoyo a las Plantillas del Grupo RALONS.

El PCPC mantiene y mantendrá una lucha sin cuartel contra este y cualquier otro explotador, y ni las amenazas, ni las agresiones sufridas por nuestras camaradas afectarán a nuestra determinación.

No solo no nos pararán, sino que sus prácticas mafiosas y antiobreras nos estimulan a seguir en la lucha, puesto que nos reafirma en este camino.

Miguel Ángel Ramírez, la clase obrera no te indultará jamás

¡Viva la lucha de la clase obrera!