ÚLTIMOS EDITORIALES

Compartir

Editorial Junio 2016

 

El inicio del X Congreso del Partido coincidirá con el inicio, también, de la campaña electoral para el 26J. Dos acontecimientos políticos de gran importancia en el desarrollo de la lucha de clases en nuestro país.

El Partido ha demostrado que tiene una alta capacidad de trabajo, y un fuerte compromiso militante, que ha permitido abordar la preparación de estos dos acontecimientos en simultáneo.

El gran objetivo de este X Congreso es el de consolidar la gran aportación que el PCPE ha hecho a la construcción de la vanguardia revolucionaria -en estos treinta y dos años., en España, y llevar esa capacidad política a niveles superiores de desarrollo para responder en mejores condiciones, y con mayores capacidades, al actual proceso de agudización de las contradicciones que se da en el interior del capitalismo en nuestro país.

Ese objetivo se concreta en lograr que el PCPE avance, de forma significativa, hasta convertirse en la fuerza determinante en el ejercicio de la dirección política de la lucha de la clase obrera; en el camino de ésta hacia su emancipación de la dictadura del capital.

El importante trabajo realizado por las células en estos últimos meses, con un debate profundo y metódico de todas las aportaciones a las Tesis congresuales, será la mejor garantía para el desarrollo de este X Congreso. Siempre el PCPE ha tenido en su base militante su principal fortaleza para avanzar con audacia y determinación hacia sus objetivos estratégicos.

ELECCIONES 26J: SIN REVOLUCIÓN NO HAY CAMBIO

Llegamos a esta repetición de las Elecciones Generales con una gran ventaja: ya todas las opciones de gobiernos del capital están probadas en Europa. Y todas ellas han demostrado su inutilidad para resolver las necesidades de la mayoría social.

En los distintos países de la UE, durante estos últimos años, se han puesto a prueba las distintas recetas para la gestión del sistema capitalista.

Gobiernos más liberales en Alemanio o Inglaterra, gobiernos de la vieja y de la nueva socialdemocracia en varios países, y gobiernos “de izquierdas”, especialmente significativos en Grecia y Francia.

Ninguna de esas variantes de gobierno le ha servido a la clase obrera para nada. Todas ellas, antes o después, terminan haciendo la misma política: represión de los derechos de la clase obrera, privatizaciones, recortes sociales, aumento del gasto militar y de las políticas de guerra, etc.

En estas Elecciones en España, se presentan todas esas variantes. Todas prometen lo mismo: honradez, participación, bienestar, progreso, etc. Todas ellas mienten de forma descarada. Cualquiera de ellas, en el caso de formar gobierno, hará la misma política subordinada al dictado de los monopolios que hacen sus homólogos en otros países de Europa.

La clase obrera, y los sectores populares, no pueden esperar nada de estas opciones.

El PCPE es el único partido que se presenta con una propuesta para llevar a la clase obrera al poder, y para avanzar hacia la construcción del socialismo. Que es la única salida a la actual situación de explotación, opresión y miseria para el pueblo y para la clase obrera.

El PCPE hará una campaña clara y directa, con sus propuestas propias, e interviniendo con la clase obrera. Allí donde la clase obrera lucha estará el Partido explicando sus propuestas, relacionando el programa político con la práctica de la lucha.

Será una campaña que es continuidad de nuestro trabajo militante de todos los días, para la militancia comunista ni la campaña electoral empieza el 10J, ni termina en 25J. Nuestro trabajo político es un trabajo de todos los días del año, que adquiere una intensidad mayor en el debate político durante las convocatorias electorales.

Votar al PCPE será votar por el futuro que la clase obrera necesita, será votar por la derrota del capitalismo, por la unidad de la clase obrera y por el avance hacia el socialismo.

La clase obrera no debe tener miedo a vencer con su propio proyecto emancipador, y no debe tener miedo a iniciar la construcción de la nueva sociedad, que es urgente construir, para terminar con la barbarie del capitalismo.

Contra la guerra imperialista, por la salida de la UE, del euro y de la OTAN, por el poder obrero, por el internacionalismo proletario y por el socialismo. Sin revolución no hay cambio.

LA (prevista) ESTAFA DEL FRENTE DE IZQUIERDAS

Cuando se produjo la victoria del socialdemócrata Hollande, en Francia en el año 2012, con el apoyo del Frente de Izquierdas, vimos ondear banderas comunistas en la celebración de la noche electoral.

No se habían apagado todavía los ecos de la fiesta y el Presidente Hollande ya estaba enviando sus tropas a una guerra imperialista en Mali, que tenía, entre otros, el objetivo de garantizarse el suministro del uranio de las minas de ese país para las centrales nucleares francesas. Una guerra secreta, sin periodistas, además.

Los socios del Front de Gauche miraron para otro lado, como si eso no fuera con ellos.

Ahora la clase obrera francesa sale a la calle a luchar contra una reforma laboral que el mismo gobierno de Hollande tuvo que aprobar por decreto, porque ni sus propios diputados garantizaban la aprobación de la misma.

Aumento de la jornada laboral hasta las doce horas, la semana laboral puede llegar hasta las sesenta horas si a la empresa le conviente, se liquida la negociación colectiva en favor del Convenio de empresa, que pasa a tener prioridad. Incluso el Convenio individual de la empresa con cada trabajadora, o con cada trabajador queda por encima del Convenio colectivo del sector.

Aumento de las horas de trabajo y reducción de los salarios. También, más facilidades para el despido. Esa es la reforma laboral que combate enérgicamente la clase obrera francesa. La clase obrera en la calle luchando contra las políticas del Frente de Izquierdas, al igual que ayer la clase obrera española contra el gobierno de Felipe González (que fue aupado con diez millones de votos) o, más cerca en el tiempo, igual que la clase obrera griega en huelga general contra las políticas del gobierno de Syriza.

La clase obrera española no necesita tomar esa medicina de nuevo.

Hay que aprender de las experiencias que ya hemos vivido, o conocido. Una repetición, otra vez, no aportará nada en beneficio de la clase obrera, sino un nuevo retroceso, una nueva pérdida de tiempo.

Todo para la clase obrera.