Compartir

El papel y la presencia de las mujeres, en las FARC-EP, ha sido un elemento especialmente característico y relevante, desde el momento mismo de la fundación de esta guerrilla revolucionaria hasta nuestros días.

Y es por ello por lo que, la situación de las mujeres guerrilleras, se ha convertido en una de las herramientas fundamentales de la batalla política e ideológica que el Gobierno colombiano usa contra las FARC.

El Gobierno colombiano acusa a la insurgencia de permitir que las mujeres que ingresan en sus filas sean explotadas sexualmente por sus compañeros, de ser sometidas a abortos forzosos o de carecer de cualquier derecho frente a los hombres. Todas estas mentiras se convierten en una poderosa arma de guerra que el Gobierno usa en su intento de desprestigiar la labor y organización de las FARC.

Al hacerlo, el Gobierno capitalista colombiano, pretende negar el relevante papel que juegan las mujeres dentro de la Guerrilla, intentando anular la dimensión de combatientes revolucionarias que tienen las guerrilleras que luchan y trabajan, en un total plano de igualdad, con sus compañeros guerrilleros.

Dentro de la Guerrilla, las mujeres están organizadas en comités femeninos cuya dirección es elegida por ellas mismas. Participan en todas las actividades del colectivo y también enseñan y aprenden a leer y a escribir. Son enfermeras, médicos, cocineras, maestras… pero sobre todo son combatientes, cargan las mismas armas que los hombres e intervienen, junto a sus compañeros, en cualquier enfrentamiento armado contra los militares y paramilitares al servicio del genocida Gobierno colombiano. Incluso tienen su propia página web, www.mujerfariana.org, para dar a conocer más de cerca su día a día y luchar contra toda la propaganda política e ideológica que despliega el Gobierno colombiano, que pretende hacer pasar a la insurgencia como un grupo depravado carente de toda moral.

Actualmente las mujeres guerrilleras, que ingresan siempre de manera libre y voluntaria, suponen el 40% de los integrantes de las FARC, tienen responsabilidades de mando y destacan en planos como la comunicación, la organización de masas, finanzas, inteligencia de combate o conducción de tropas en la confrontación militar y gozan del reconocimiento y apoyo, tanto de sus compañeros, como de las comunidades a las que defienden y protegen del abuso de los militares y paramilitares al servicio del Gobierno y de las empresas capitalistas.

Todas las mentiras que, en torno a las FARC, activa la propaganda ideológica y política del Gobierno capitalista colombiano, intentan ocultar cómo la lucha por la igualdad es un principio revolucionario y organizativo esencial dentro de las filas de la Guerrilla. La reivindicación de los derechos de la mujer y la concepción antipatriarcal, son elementos fundamentales en las FARC.

Es por ello, y porque no se puede hacer una revolución sin la participación de las mujeres, por lo que honramos el sacrificio y poderoso trabajo de todas las mujeres que integran las filas de las FARC, porque le guste o no a los gobiernos imperialistas, la Guerrilla también tiene rostro de mujer, de mujer valiente y luchadora, de mujer libre, consciente y comprometida con la causa de la transformación y de la justicia social… Las filas de las FARC tienen, también, rostro de mujer trabajadora.