Compartir

Ante el despido de dos trabajadores en el Hospital Universitario Príncipe de Asturias, como represalia contra ellos al haber denunciado a la Consejería de Sanidad por prevaricación y malversación de fondos públicos en la contratación de una empresa para la realización de una gestión de la energía eficiente, el PCPE y los CJC mostramos nuestra más absoluta solidaridad de clase.



La gerencia del HUPA ha decidido no renovar los contratos de los dos trabajadores, únicos denunciantes de la situación en el hospital alcalaíno, a pesar de quedar demostrado que continúa habiendo el mismo volumen de trabajo. Un claro acto de represión contra la clase obrera para silenciar la voz de los trabajadores y los derechos del conjunto del pueblo, curiosamente, en el momento en el que el Gobierno de la Comunidad anuncia la implantación de medidas para garantizar la protección a los trabajadores que denuncien estas irregularidades, en concreto en el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS).

Estos despidos son un ejemplo más de cómo se antepone la corrupción política y el beneficio privado a la correcta gestión de los servicios públicos del pueblo trabajador. Por todo ello, el Partido Comunista y la Juventud Comunista manifestamos nuestra repulsa ante este ataque contra los derechos de la clase obrera y mostramos todo nuestro apoyo a los dos trabajadores represaliados. Así mismo, exigimos su inmediata readmisión al puesto de trabajo que desempeñaban.
Los derechos de los trabajadores no se tocan. Contra la represión, lucha obrera.

Madrid no necesita un cambio, Madrid necesita una revolución.