Compartir

Son sólo 8 mujeres trabajadoras. Solo la cantina de una joven Universidad Pública, la Miguel Hernández de Elx –Elche– (UMH). La situación de continuas amenazas y ataques a sus condiciones laborales ya fue objeto de un artículo en la misma sección del UyL del pasado mes de Junio.

Ahora comunicamos que, desde hace pocas semanas, las compañeras han ganado la batalla. La nueva empresa concesionaria, “Catering 45”, se ha visto obligada a doblar la rodilla comprometiéndose por escrito a mantener el horario continuo, que previamente había quebrado, en un claro acoso que tenía como objetivo provocar la renuncia de las trabajadoras a su puesto. Lejos de rendirse, nuestras compañeras se unieron, lucharon, hicieron huelga, iniciaron un proceso de demandas judiciales y concitaron el apoyo de los diferentes colectivos de trabajadores y trabajadoras y estudiantes.

A día de hoy han recuperado una sonrisa que ya no recordábamos, mientras se preguntan quién pagará el daño moral que les ha infringido el explotador. Bien sabemos que, en el capitalismo, las relaciones entre trabajadores y empresarios son profundamente desiguales. Las cicatrices que dejará esta lucha quedarán como ejemplo para el resto de las plantillas de la UMH: siendo de largo el colectivo más pequeño entre las empresas subcontratadas son prácticamente las únicas trabajadoras que en verano se van de vacaciones y no al paro.

Acechan la posibilidad de que vuelvan a pretender hacerlas fijas discontinuas, les intenten restar vacaciones y días libres, les sometan a intensísimos ritmos de trabajo…, pero ellas plantan cara cotidianamente y, al menos por ahora, podemos contar la victoria en un conflicto de hostelería con sólo ocho trabajadoras como protagonistas.

¡Fuera las empresas de la Universidad!