Compartir

A finales de octubre fue notificada la SENTENCIA 225/2015, de 22 de septiembre, del Juzgado de lo Penal N 3 de Bilbao, por la que se condena al camarada Markel y a otros dieciocho jóvenes vascos a 9 meses de prisión por un delito de desórdenes públicos.

La sentencia condena también a estos jóvenes a abonar solidariamente al Ayuntamiento de Bilbao hasta un máximo de 84.175,25 euros en concepto de responsabilidad civil, debiendo fijarse la cifra exacta en ejecución de sentencia.

La sentencia rebaja notablemente las penas solicitadas por el Ministerio Fiscal, que el caso de Markel ascendía a 18 meses de prisión, pero inexplicablemente mantiene la condena al pago solidario de la responsabilidad civil, cuando no ha quedado acreditada la participación de los condenados en provocar daño concreto alguno, cuando ninguno de los ertzaintzas que testificaron precisaron la autoría y cuando ni siquiera el Ayuntamiento de Bilbao compareció en juicio, introduciendo la petición ex novo la fiscal.

En el momento presente los letrados y letradas de las defensas preparan los recursos de apelación ante la Audiencia Provincial, pues las únicas pruebas existentes son las declaraciones policiales, al servicio de la represión capitalista, y la condena al abono de la responsabilidad civil sencillamente no se sostiene.

Por tanto, la lucha sigue en el plano jurídico, y es más necesario que nunca intensificar la lucha social en una sostenida campaña de solidaridad que logre derrotar este nuevo caso de represión. Porque la lucha de la juventud por sus derechos y por la cultura, no puede ser delito, la lucha continúa hasta la libre absolución de los condenados.