Compartir

A mediados del mes de julio, el pueblo de Mieres, en Asturies, se entera por medio de la prensa escrita de que para septiembre está planeada la visita de la Guardia Real al municipio, donde efectuarán un desfile y visitas a los colegios.

Nada más conocer esta noticia, el PCPE inicia una serie de acciones encaminadas a mostrar el rechazo a la misma, más aún, si cabe, teniendo en cuenta que en Mieres gobierna IU con una mayoría absoluta, por lo que no se entiende cómo una organización como IU, que se declara republicana, permite a la Guardia del Rey desfilar por las calles de un municipio en el que todavía muchos muertos, asesinados por la dictadura de la que la Monarquía es heredera, están en las cunetas.

 

Se saca a la luz un comunicado criticando la traición a los luchadores republicanos que, por parte de IU y del PCA, supone esa actitud; se llama al pueblo a organizarse para intentar parar la visita y, tras una ronda de contactos impulsada por el PCPE, se constituye una Plataforma contra la visita de la Guardia Real, que agrupa a Partidos, Sindicatos, Asambleas Populares y organizaciones de la Memoria Histórica.

Ante el silencio del Ayuntamiento, se intenta obtener más información sobre los actos que la Guardia Real va a realizar, sobre los gastos que va ocasionar, etc.; pero en todo momento, lo único que se obtiene es el silencio del Gobierno municipal, el silencio tanto de IU como del PCA, quienes llegan a justificar la visita alegando que así será buena para la hostelería de Mieres.

De todas maneras, la Plataforma sigue actuando y convoca una serie de movilizaciones, una manifestación que recorre las calles de Mieres al grito de “Guardia Real fuera de Asturies”, “Más minería y menos fíos de Sofía” y una caravana republicana con salida y llegada en dos fosas comunes de guerrilleros republicanos antifranquistas, para así rendir homenaje a esos luchadores a los que IU pisotea con los caballos de la Guardia Real.

Una vez que se acerca la fecha de la visita, también por la prensa, nos enteramos de que, finalmente, la visita no va ser solo a Mieres, sino que se efectúa un despliegue por toda Asturies con una dotación de 550 militares, ante lo que las protestas se trasladan también a esos otros lugares en los que la Guardia Real va a estar presente con desfiles y visitas a colegios, adoctrinando a las y los niños, llegando a enseñarles a manejar armas, como finalmente se ha podido ver.

Por último, donde se tenía planteado realizar más actos, que era en Mieres, la Plataforma consigue que se suspendan algunos de ellos, como el desfile y las visitas a los colegios, demostrando que la unidad en la lucha da sus frutos y que ante las continuas traiciones del reformismo y el revisionismo, el PCPE no va a estar callado ni las va a permitir, sino que va a confrontar contra ellas, defendiendo siempre los intereses de nuestra clase, una clase obrera que pagó con sangre el enfrentarse a la dictadura franquista en defensa de sus derechos y que por eso no quiere ver a la escolta del heredero de Franco desfilar por nuestros pueblos.