Compartir

Hace pocos días asistimos a una gran noticia para todos las y los trabajadores, de esas que nos dan nuevas fuerzas para resistir las agresiones de la patronal en cada empresa. Asistimos a un bálsamo de aceite para numerosas familias obreras en las cuáles se iba a acabar el paro, tras varios meses con su derecho a trabajar negado por la empresa Raga-Nitlux. En definitiva, asistimos a la noticia de que los tribunales tumbaban el ERE en Madrid Río, que había mandado a casi 100 trabajadores al paro y había forzado a una veintena a cambiar sus contratos a peor.

 

Los 26 días de huelga indefinida fueron decisivos por varios motivos. Por un lado, se presionó para que el Comité de Empresa no aceptase ni un solo despido. Por otro lado, la presión de los piquetes de trabajadores forzó a la empresa a incurrir en numerosos errores, que han servido para demostrar “la mala fe” en las negociaciones que demanda la justicia burguesa para dar la razón a los trabajadores. Incumplir los servicios mínimos, mandar a los trabajadores sin el correcto equipo al tajo o contratar a empresas externas para hacer el servicio, han sido suficientes motivos para que la plantilla haya conseguido este ERE nulo.

Estos días la empresa anda amenazando a las y los trabajadores de los otros parques con la suspensión de pagos, tratando de enfrentar a los trabajadores ante el miedo de no cobrar. Por otro lado, han tenido la poca vergüenza de ofrecer 7.000 míseros euros, poco más que los salarios que corresponden a los trabajadores por los meses en que no han podido trabajar, para quitárselos del medio. Raga, ¡nuestras manos son para trabajar, no para recoger migajas!

Esta victoria de los trabajadores debe servir para demostrar que, luchando, sí se puede. Debe ser un soplo de aire nuevo para, con las pilas cargadas, mantenernos firmes hasta volver a nuestros puestos de trabajo. Si la empresa decide quitarse de en medio tras abonar lo que debe, nos queda mirar al Ayuntamiento de frente y exigirle que haga realidad sus promesas electorales, que asuma la municipalización del servicio. Estos días toca celebrar, con la vista puesta en los nuevos retos a afrontar. Enhorabuena, compañeros y compañeras, nos vemos en Madrid Río.