Compartir

En la Sesión Premium de la última edición del Festival de Málaga de Cine Español, celebrada el pasado mes de abril, una película llamótoda mi atención: El mundo sigue, de Fernando Fernán-Gómez. Una perla rara del cine español de los años sesenta. Una película maldita del franquismo.

Del cineasta hispano-argentino, fallecido en noviembre de 2007, conocía su coherencia política y su militancia anarquista hasta el último suspiro, sétambién que era un gran actor y un prestigioso director de cine y de teatro. Sin embargo, aparte de su producción más reciente como actor o como realizador cinematográfico: El viaje a ninguna parte(1986), La lengua de las mariposas(1999) o Para que no me olvides(2005), desconocía el grueso de su extensa y variada filmografía (más de 180 películas como actor y unas 30 como director), sobre todo los filmes que doblegaron la censura franquista. Entre ellos, La vida por delante(1958), un retrato irónico del espíritu de supervivencia dominante en la dictadura, o El extraño viaje(1964), una lúcida parábola de una España amordazada por el miedo; y por supuesto El mundo sigue, rodada justo un año antes. En 1963, veinticuatro años después del fin de la Guerra Civil.

Un testimonio capital

Tiempo suficiente como para que el régimen fascista impusiera su terrible marca, es decir, sus perniciosos valores morales y su miserable modo de vida en una sociedad en la que las desdichas, las envidias y la mediocridad intelectual campaban a sus anchas. Una manera de vivir que Fernando Fernán-Gómez transcribe magistralmente en este durísimo drama naturalista que nada tiene que envidiar de las mejores cintas del neorrealismo italiano. Y es en la descripción patética pero realista del fascismo donde reside toda su impresionante fuerza. Un testimonio capital para que los/as jóvenes entiendan cómo el pueblo español vivióel día a día en la dictadura franquista. Por esa razón quienes quieran aproximarse a lo que representóaquel régimen abyecto, asícomo a su nociva influencia cultural y  sicológica en la inmensa mayoría de los españoles, aspecto este que en cierta medida se prolonga hasta nuestros días, encontraráen esta obra maestra una muestra ejemplar. Una denuncia inapelable.

Sólo por Internet

La película, basada en la novela del mismo título de Juan A. de Zunzunegui, que hoy sólo puede verse por Internet y que no llegóa estrenarse entonces en los cines, cuenta también con un reparto de lujo. Lina Canalejas, el mismo Fernán-Gómez, Milagros Leal, Gemma Cuervo, Francisco Pierrá, Agustín González, JoséCalvo, María Luisa Ponte, Pilar Bardem y JoséMaría Caffarel realizan interpretaciones magníficas, consiguiendo además que la película no caiga nunca en el estereotipo ni coja la menor arruga. Al contrario, la versión remasterizada y un blanco y negro soberbios la actualizan hasta el punto de mostrar el abismo que la separa del actual cine español.

Al terminar la proyección, y tras lo visto en la pantalla, yo que he sufrido esos años traumáticos del franquismo, me preguntaba cómo finalmente me había salvado de la quema. La respuesta creo que la halléen los libros que siempre me acompañan y en mi imperecedera lucha por el socialismo.

Rosebud