Compartir

Quién iba a decirle a Mariloli que llegaría desde Miss Albacete a secretaria general del PP y a la Presidencia de Castilla-La Mancha.

Tan apresurada fue su carrera, que los poderosos que integran el Club Bilderberg declararon que había nacido una nueva lideresa. Una lideresa emergente, con presencia, dispuesta, abnegada y muy ahorradora pero... algún defecto tenía que tener, ella no profesa a la Virgen del Rocío la misma devoción que Doña Fátima Yáñez y cuando una mujer bien reputada no se encomienda a la Virgen, las cosas salen como salen.

Fue aplicada en su etapa estudiantil, opositó y se hizo en un pispás abogada del Estado y hallándose en tan encumbrado estatus decidió dar más linaje a su patronímico, de tal forma que entre  Dolores y Cospedal hincó una “DE” dándole mayor nobleza, si cabe, a su apellido.

A la chica no le ha ido mal en la vida. Recién elegida presidenta en Castilla-La Mancha  compró un chalecito en los Cigarrales con jaras, olivos y encinas. La Presidenta es una amante de la naturaleza, necesita respirar airecito fresco, aunque de un tijeretazo dejó sin oxígeno a los enfermos en terapia respiratoria de su comunidad; esa prolijidad se la han criticado mucho, pero se obstinó en que los pacientes no le resultaban rentables, así que determinó que quien necesite oxígeno se lo pague... y ella predicó con el ejemplo comprándose una finquita con piscina olímpica donde ella y su pollo hacen natación sincronizada. Algunos censuraron que en un pasquín colocado en el Hospital de Albacete, advirtiera a los enfermos que se pagaran el agua mineral porque  encarecía mucho la dieta. Ésta es muy burra, si se le mete algo en la cabeza es como un adoquín y si la contrarían tiene malas pulgas porque, como ella dice, gobernar es una tarea muy peliaguda. Ella se ha forjado en la Administración y sabe lo que nos conviene que para algo es abogada del estado.

Nosotros sólo ponemos una objeción a su impoluta trayectoria; su primer matrimonio ha sido anulado por Rota y para más inri se casa con un divorciado, desconsiderando el mandato de la Iglesia; encima decide  ser  madre mediante fecundación in vitro. Parece mentira que una mujer de su clase, que recibe la comunión de mano del arzobispo de Toledo, que luce  mantilla y peineta en la procesión del Corpus y que lleva a hombros al Cristo de la Caridad, estropee un curriculum intachable actuando como una feminista despiadada de esas que abandonan a sus esposos y asumen la maternidad sin el varón.

La Virgen le ha dado la espalda, desde que Rajoy la puso a explicar lo del finiquito de Bárcenas, porque por muy avispada que sea la mujer, no hay cristiana que pueda desembrollar la situación laboral del ex tesorero. Por suerte,  salió airosa del lance y quedó explícito y fehacientemente claro que “la indemnización fue pactada en diferido, en forma de simulación, en partes de una... lo que antes era una retribución tenía que tener una retención de la seguridad social... ¿verdad?”. Sí, señora María Dolores de los Cigarrales, verdad. Verdad verdadera. Verdad como que el finiquitado está en el trullo.

Y ahí está el meollo,  el ingreso en la trena de ese abyecto personaje los tiene locos, porque el muy truhán pretende enfangar a la presidenta y declara que pagó sobresueldos hasta al mismísimo Rajoy, que está que se sube por las paredes de Génova. Nosotros, que tenemos un ardor patrio a prueba de perdigones, no consentimos que un villano desacredite a un presidente de Gobierno tan sobrio, tan íntegro, tan cabal, tan irreprochable y tan belfo... que sin  regodearse de las taras de nadie y sin ánimo de ofenderle... ¡hay que ver que quijada tiene el Presidente...!  Esa prominencia maxilar  no es imagen para la marca España. La verdad hay que sostenerla aunque duela.

A lo que íbamos. María Dolores de Cospedal ha declarado en el juzgado y estamos  sobrecogidos porque si en sus explicaciones fue tan brillante, cristalina, diáfana y desembarazada como esclareciendo el asunto del finiquito a Bárcenas, sospechamos que al final nos incriminan a nosotros y nos trincan por corrupción...

Telva Mieres