Compartir

  • Las luchas obreras en la ciudad de Murcia
  • Situación del sector agroalimentario en la región de Murcia
  • La explotación de braceras y braceros en el campo murciano

Las luchas obreras en la ciudad de Murcia

Si algo destaca principalmente en la actividad del PCPE y de los CJC en la ciudad de Murcia en el movimiento obrero es la inexistencia de una célula del primero en dicha ciudad.. Sin embargo, esto no supone que los colectivos de CJC allí presentes se echen atrás a la hora de la intervención entre las masas obreras, todo lo contrario, procuran estar presentes en todos los conflictos y hacer avanzar las posiciones del Partido para conseguir que se convierta en un referente de nuestra clase y que miembros de la misma se interesen en la militancia.

De este modo han participado en las movilizaciones de la huelga de Ayuda a Domicilio de Murcia. Este conflicto surge ante “el incumplimiento de los compromisos adquiridos por parte de la empresa”, es decir, que la patronal se niega a cumplir con lo que ella misma ha firmado. También se exige que se pagaran salarios atrasados y la reincorporación de una compañera del comité de empresa que fue despedida. Este conflicto ha estado caracterizado por la falta de cohesión entre las trabajadoras de la empresa ya que mientras la mitad se implicaba a fondo en la huelga la otra mitad seguía la huelga sin movilizarse o incluso había una minoría que no la seguía. Por esta falta de unidad obrera se ha llegado actualmente a un punto muerto en la negociación en la que se han paralizado las movilizaciones pero no la huelga siendo inevitable que el conflicto resurja.

Muy agradecida fue la presencia de los CJC en la manifestación del domingo 25 de enero, justo a la vuelta del mitin obrero del PCPE en Madrid, con el título “Contra los Abusos Laborales en el Campo y por el cumplimiento de los convenios colectivos” que contó con una asistencia de unas 10.000 personas. En esta manifestación los asistentes, la gran mayoría población inmigrante explotada de las peores formas, ajenos a nuestras organizaciones nos pidieron en varias ocasiones ondear nuestras banderas, las banderas del Partido y la Juventud de la clase obrera.

Decíamos en la editorial del Unidad y Lucha de diciembre del año pasado que “el fuerte impulso al reagrupamiento de las fuerzas oportunistas deja el campo comunista bajo la responsabilidad exclusiva del PCPE”. En la ciudad de Murcia los CJC no podemos sino apoyar con nuestra experiencia la veracidad de este planteamiento y afirmar bien alto que seguiremos estando en primera línea junto con la clase obrera.

Situación del sector agroalimentario en la región de Murcia

La situación del sector agroalimentario en la región de Murcia representa un sector estratégico en la economía regional. Su importancia queda reflejada en el valor de producción de la Rama Agraria, con 1.440 millones de euros de Producción Final Vegetal (frutas y hortalizas), un porcentaje de trabajadores cercano al 10% de la población activa regional y una renta agraria por ocupado de 25.799 euros según datos de la Encuesta de Población Activa de 2013.

De la superficie total de la región, un 50% (566.623 ha) está destinada a tierras de cultivo, de las cuales el 67% se explotan como secano y el 33% restante como regadío.

La Región de Murcia, y su rica huerta, están consideradas una de las tierras más fértiles y prósperas de toda España, dando origen a una industria agraria basada en la calidad, el equilibrio medioambiental, con un alto porcentaje de riego por goteo, y la inversión en I+D+i para garantizar la viabilidad de los nuevos cultivos implantados y la rentabilidad de los tradicionales.

El resultado de esta industria agraria es una amplia gama de productos hortofrutícolas que gozan de una sólida posición y gran prestigio en los mercados nacionales e internacionales, algunos de los cuales brillan con luz propia por sus excepcionales características y su indudable calidad. Las peras de Jumilla, melocotones tempranos de Cieza, uvas de mesa de Blanca, melón de Torre Pacheco, limones de Santomera, vinos de las Denominaciones de Origen de Yecla, Bullas y Jumilla, tomates de Mazarrón o el pimentón de Murcia son una clara muestra de ello.

La producción agrícola regional se concentra en las hortalizas con un 46%, los cítricos un 23%, los frutales dulces un 16% y un 7% para viñedos. El 8% restante se distribuye entre otros productos.

Un aspecto clave en la economía de la Región de Murcia es la producción agroalimentaria destinada a la exportación, ya que con respecto al mercado regional representa un porcentaje superior al 50%.

La explotación de braceras y braceros en el campo murciano

En la Región de Murcia hay más de 65.000 trabajadores y trabajadoras asalariados agrarios, de los que en torno al 50% son mujeres.

La realidad es que tenemos de un 25 a un 30% de economía sumergida, donde hay empresarios que con estas actitudes solo obtienen más beneficios quedándose con más plusvalía de los trabajadores con estas artes que los comunistas denominamos como esclavismo laboral.

La estabilidad y la calidad en el empleo influyen proporcionalmente en la calidad de los productos agroalimentarios, verdadero factor estratégico en el que nuestra región, desde una posición de clase política sindical debemos de combatir la economía sumergida y respaldar la negociación colectiva, actualmente bloqueada, dando salida a los distintos convenios colectivos que afectan a más de 65.000 trabajadores y trabajadoras que trabajan directamente en la agricultura.

Está la figura del encargado que es el que les da el trabajo a destajo haciendo jornadas interminables de 10 y 12 horas para poder llegar a percibir el salario regulado en el convenio cuando la jornada diaria es de 7 horas y veinte minutos. Es fundamental reivindicar y denunciar la invisibilidad de los trabajadores y las trabajadoras asalariados agrícolas.

También dentro de los trabajadores hay diferencias entre unos y otros. Está el furgonetero, es el que lleva a sus “compañeros” a los tajos cobrándoles el viaje de ida y vuelta un euro por hora de su trabajo todos los días.

Está la figura del intermediario, es el que le suele decir, sobre todo a los trabajadores y trabajadoras inmigrantes, que es el el que les gobierna el trabajo, y por este hecho falso se lleva un euro por hora trabajada del trabajador o trabajadora. Los dos personajes, el furgonetero y el intermediario, en su tiempo, aprendieron de los explotadores españoles estas actuaciones ilegales.

En los trabajadores inmigrantes, los empresarios españoles tienen su jerarquía, pagándoles más a los latinoamericanos, después a los árabes y por último los más explotados son los trabajadores africanos; y esto va en concordancia con su grado de organización sindical.

Uno de los hechos más agravantes es el hecho de no pagarle al trabajador su salario cuando éste se presenta en el tajo y hay inclemencias del tiempo. En el convenio viene regulado que el empresario debe cumplir con el pago del salario del trabajador, a pesar de las inclemencias del tiempo.

Otra fechoría más por estos “empresarios demócratas” es cotizarles a los trabajadores eventuales 8 o 10 días al mes en vez de los 21 o 22 días laborales, ya que el régimen especial agrario no cotiza a la seguridad social los domingos, o para que tenga un año cotizado son más meses de cotización que en el régimen general. ¿Podrán tener estos sus cotizaciones al final de subida laboral con estas malas artes de estos empresarios tan “demócratas”

Sobre el salario de un peón agrícola, está por hora a 6,52 € y por los desquites ilegales de los vampiros de la clase obrera vienen percibiendo a 3 o 4 € la hora

Los trabajadores ante estos hechos de explotación no pueden esperar nada del gobierno de turno ya sea de derechas, reformista de izquierdas o socialdemocrata, solo se deben a su amo D. CAPITAL. Los que somos marxistas-leninistas sabemos muy bien que a estos gestores del sistema burgués lo único que les interesa es tener mano de obra barata para seguir teniendo sus privilegios como clase por encima de la clase obrera.