Compartir

Con motivo del 30 aniversario de los Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC) que se celebra durante este 2015 Unidad y Lucha ha entrevistado a Sócrates Fernández, Secretario General de la organización.

UyL: Durante este 2015 los CJC celebráis vuestros primeros 30 años de vida, ¿cómo nacieron los CJC y qué papel jugó el PCPE en todo este proceso?

Sócrates: El próximo 13 de enero de 2015, los Colectivos de Jóvenes Comunistas cumplimos 30 años de historia con la creación por parte del Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) de la Comisión Estatal de Dirección de los CJC. Ésta fue la primera dirección provisional que daba forma a uno de los importantes acuerdos del Congreso de Unidad de los Comunistas que un año antes recuperaba el Partido Comunista en nuestro país.

Un año después, en 1986, el primer congreso de los CJC reunía a más de 400 delegados y delegadas con el reto de reconstruir la Juventud Comunista a través de la recuperación del marxismo-leninismo, del abandono del eurocomunismo y sus formas organizativas propias de la socialdemocracia, poniendo fin de ésta manera a muchos años de renuncias ideológicas del histórico Partido Comunista y de su organización juvenil.

Aquellos primeros años marcaron una juventud comunista muy a la ofensiva, con importantes movilizaciones en el ámbito estudiantil, en el trabajo sindical tras la Huelga General de junio de 1985 así como la lucha por la paz y contra la entrada de España en la OTAN.

UyL: Ciertamente no fueron años fáciles para la historia del movimiento comunista, ¿puedes explicarnos en qué afectó el momento histórico a la creación y consolidación de los CJC?

Sócrates: la historia de los Colectivos de Jóvenes Comunistas no se encuentra al margen de la propia historia del movimiento comunista internacional y de nuestro Partido, del desarrollo de la lucha de clases en España y el triunfo del proceso contrarrevolucionario de 1989-1991 en la Unión Soviética y en las democracias populares.

En nuestros primeros años de vida podemos encontrar luces y sombras tras valorar de forma crítica nuestra historia; de forma positiva, el impulso de organizaciones de masas en el ámbito estudiantil, el trabajo en las comisiones obreras y en el ámbito obrero juvenil, el desarrollo de las luchas y la solidaridad internacionalista con nuestra entrada en la Federación Mundial de la Juventud Democrática (FMJD), así como de forma negativa, la dependencia política y económica de los Partidos Comunistas de la Unión Soviética y algunas democracias populares del este europeo, que tras el triunfo contrarrevolucionario conducen en los años 90 a la casi desaparición de nuestra organización, en varios medidos intentos de liquidar el proyecto del Partido Comunista de los Pueblos de España.

Tras un periodo de resistencia desde mediados de los años 90 hasta bien entrado el siglo XXI, los CJC sobreviven gracias al decidido trabajo de decenas de cuadros juveniles, hombres y mujeres que hoy forman parte de las filas de nuestro Partido y que gracias a ellos y ellas, junto con la inquebrantable firmeza de los camaradas más veteranos que en condiciones difíciles levantaron la bandera de la clase obrera y evitaron que se rompiese el hilo rojo de nuestra historia, nos acaban legando tras años y años de lucha en duras condiciones de resistencia desde la trinchera, la juventud que somos hoy en día, constatando tras los 6º y 7º Congresos una organización a la ofensiva, una organización que se lanza a organizar a la juventud obrera y de extracción popular, superando una larga y dura etapa de resistencia.

El III y IV Pleno del Comité Central valoró el desarrollo político que le hemos de imprimir a la campaña del aniversario, diseñando un calendario durante todo 2015 que pretende hacer partícipes a toda la militancia de los CJC así como compañeros y amigos de la Juventud Comunista en los diferentes territorios del estado.

UyL: muchas gracias por tu tiempo y esperamos que este 2015 se festejen los 30 años de los CJC con muchos éxitos en las luchas, muchos avances en lo organizativo y todavía más presencia en los centros de estudios, barrios y centros de trabajo.

Sócrates: muchas gracias a vosotros.