Compartir

Luis Belza Ventura, nacido en el País Vasco, fue un niño al cual la Guerra Nacional Revolucionaria le sorprendió a una corta edad, dónde fue trasladado a la Unión Soviética como muchos otros niños españoles.

 

En el país de los soviets pasó su niñez y parte de su juventud, ingresando en las Juventud Comunistas (Komsomol) y posteriormente en el Partido Comunista de la Unión Soviética. Años más tarde volvió a España, pero estuvo poco tiempo. Temiendo que el régimen farnquista fuera a por él, emigró a Francia. En París conoció a su compañera y camarada Consuelo. Allí se puso en contacto y empezó a militar en el PCE.

Al poco tiempo, cuando las tropas del Pacto de Varsovia intervinieron en Checoslovaquia y Santiago Carrillo condenó la intervención, el camarada Luis, junto a centenares de camaradas que defendieron la intervención, fueron expulsados del PCE. Colaboró con los camaradas expulsados, junto con Agustín Gómez y Eduardo García, en la unificación de todos los comunistas expulsados del PCE, participando en la organización del PCE (VIII-IX Congreso) y siendo promotor de la célula Amalia en la Safor.

Finalmente ingresó junto a otros camaradas en el PCPE, partido al que permaneció fiel hasta su último aliento.

Los comunistas no mueren nunca, estarán siempre presentes con su gran legado.

¡Viva la lucha de la clase obrera!

¡Viva el marxismo-leninismo!