Compartir

El 53,6% de los jóvenes entre 18 y 34 años no está emancipado (5.863.763), según cifras del Consejo de la Juventud de España (CJE). Más de la mitad de las y los jóvenes de extracción obrera y popular viven con sus familias, haciendo frente a las paupérrimas condiciones de vida a las que el capital y su crisis condena a la clase obrera. Los ataques contra las y los trabajadores se multiplican año a año y mes a mes, y unos de estos ataques que afectan a la vida cotidiana, a lo más básico de nuestras necesidades diarias, son las subidas de los precios de luz, agua, gas, alquiler, etc, así como la privatización y empeoramiento de estos servicios.

 

Subida agua

La normativa española permite que no sea la propia Entidad Local la que preste el servicio de manera directa, abriendo la puerta a la gestión privada del ciclo del agua. Esto da lugar a que más del 50% de los servicios municipales de aguas han ido pasando a manos privadas. El 90% está en manos de dos monopolios: Aguas de Barcelona (Agbar, perteneciente al grupo Suez) y Fomento de Construcciones y Contratas (FCC ).

Por otro lado, y en la misma línea de privatización y menoscabo de los elementos básicos de vida de las grandes capas populares, el gobierno de la burguesía aportó un nuevo elemento a favor de este encarecimiento y deterioro del servicio, a través de la Reforma de la Ley de Aguas: la legalización de los libres mercados de derechos concesionales de aguas públicas.

Consecuencia de todo esto es que en tan solo un año el precio del agua aumentó de media 14 céntimos (9,2%), el mayor incremento desde el comienzo de la crisis en el 2007.

Subida luz

El coste de la luz en España ha subido un 63% desde 2008 y hasta 2014; y el precio de la electricidad había subido un 26% tras la subasta eléctrica celebrada el 19 de diciembre de 2013.

En este último año la subida ha sido de un 2,3%. Este incremento se debe a la subida del peaje eléctrico un 0'9% por un lado (parte que se paga por llevar la electricidad hasta los hogares y que supone un 60% del recibo) y por otro, al aumento del coste de la energía un 1,4% (varía en cada subasta trimestral, y supone el 40% de la factura).

Subida gas

El gas natural es uno de los recibos familiares, junto con el de la luz, que se dispara en invierno. Pese a que el Gobierno anunció que congelaba la tarifa, lo cierto es que subió los peajes un 2,3%. Algo muy similar ocurre con las bombonas de butano.

Estos peajes (un 50% de la factura) cubren el coste de la distribución, transporte y operadores, reguladores y gestores del sistema. Alrededor del 20% corresponde a impuestos y el 30%, al precio del gas.

Para 2015, las expectativas son de un desajuste de 1.244 millones de euros, lo que hace suponer que es inviable la posibilidad de que los precios no aumenten en los siguientes meses.

Subida alquiler

El precio medio de la vivienda en alquiler en España es de 657€ mensuales (Nov 2014), lo que supone un descenso del 0,6% respecto al mes anterior (Oct 2014). La variación de los últimos tres meses completos (Sep 2014, Oct 2014 y Nov 2014) registra un descenso del 0,5%. La variación semestral es de un 0,0% y la variación anual del 0,0%. El contraste de precios va desde los 1.909 Madrid y 1.042 Barcelona a 390 en Lugo o Huesca.

Salario medio de la juventud y tasa de paro

Con una tasa de paro de casi el 60%, la situación de la juventud obrera y popular se encuentra en una situación de desamparo total a la hora de afrontar los grandes gastos de la vida emancipada; además de esta situación de desempleo, nos encontramos con la lamentable situación de los escasos e insuficiente ingresos de la juventud que sí ha conseguido un empleo. El salario medio de una persona de entre 18 y 34 años es de 15.263 euros anuales. Los ingresos de un hogar joven de la misma franja de edad se sitúan en 22.526 euros, según el CJE.

Con estos datos, podemos comprobar cómo las condiciones de vida de la juventud obrera son cada día más precarias, y las expectativas de futuro, y de un proyecto de vida propio, son cada vez más inciertas.

Para la juventud obrera y popular, la única salida a esta situación es la organización en sus centros de estudio, de trabajo, y en sus barrios, donde se confluya en un gran movimiento de masas por la salida revolucionaria del sistema capitalista y su crisis, y la construcción de un sistema socialista donde sus necesidades más básicas se vean satisfechas.